Asegúrate que la próxima no tenga mi resistencia.

0
1074

Era el amor un motor que impulsaba mi plan de supervivencia, tuve la victoria al enamorarme tantas veces, conocí el desamor también pero eso no fue lo que me acabó, pues la inteligencia muchas veces me ayudo. Yo era mi propio impulso y los demás sólo me ayudaban a caminar, a imponer el ritmo de mis propios pasos. Oigo los reclamos, la decadencia de una rutina que termino en cruces por el camino; mi única solución… La derrota por fin me alcanzó, y tras el ocaso de este amor se me van de las manos en control y la cordura. ¿Cómo salgo de aquí?

Oigo las palabras que cual taladros me han hecho mil heridas, tirada en la basura del orgullo; tu orgullo, el de la estupidez humana que nos vuelve “superiores”, te has posicionado por encima de mí y me dejas huecos. A veces me la creo pues nunca nadie me había hecho creer que me podían controlar, entre esas pocas veces me costo caro, ahí viene mi propio deshonor, ahora tienes mi devoción y la redención de mi personalidad. Tuve el control, tuve lo que yo creí amor, confié en la persona equivocada y mira en lo que terminó. Ya no hay ilusión, no hay flechas que revelen la dirección.

Ya esta aquí mi derrota, presumí muchas veces mi seguridad y mi voluntad de sobra, yo era de esas personas orgullosas de sí mismas, grandes cosas lograba resolver y nunca imaginé que un falso amor me dejaría en el suelo jugando con la basura de esta tonta ilusión. Oigo palabras que rebotan en mi cabeza, me amenazas con cosas de las que ni sabes, yo haría tanto por ti pero ahora me toca ver por mí. Muere en la profundidad de mi corazón esa necesidad de igualdad, de ahora en adelante no puedo hacer más que ponerte por debajo de las plantas de mis pies.

No hay victoria hasta que llega la revancha, si sobrevives a mi flagelo entonces podrás decir que me has ganado, ahí van las bombas; desprecio y terror. Prepárate para el látigo que he creado, no espero ver que vuelves, sólo quiero verte pidiendo perdón, me la debes a mí y al mundo entero, a todas las mujeres que han perdido por alguien como tú, no debiste de confiarte y mucho menos desvalorizarme porque no sabes lo que es capaz una mujer cuando se le acorrala.