Como cambian las cosas en tan poco tiempo.

0
1175

Como la mayoría de las parejas comenzamos con sueños hermosos, con unas interminables platicas sobre todo y nada, solo nos importaba estar juntos, solo queríamos que el tiempo se detuviera para continuar con el sublime goce de esas caricias que parecían no tener fin, con esos besos que nos dejaban sin aliento, con esas promesas sobre nunca separarnos, nunca fallarnos, y algún día forjar una familia.

Dicen que es normal que las cosas se calmen un poco cuando pasa el tiempo, que es imposible seguir por siempre con esas muestras de amor que nunca se acaban, que tanta miel termina empalagando, pero nosotros nos juramos que eso nunca nos pasaría, que seríamos novios eternos incluso después de casados, que lucharíamos como en ese entonces por encontrar un momento para estar solos, para disfrutarnos, eso dijimos, eso juramos y mira ahora donde estamos.

Cuesta creer que somos las mismas personas que éramos hace tiempo, cuesta creer que hubo un día en el que nos amamos tanto, en el que derrochábamos pasión, amor, ternura y felicidad, cuesta y duele ver en aquello que nos hemos convertido, es la realidad algo digno de definir como una pesadilla, una pesadilla de la que he tratado mil veces despertar sin poder lograrlo, no puedo evitar mirar hacia atrás y compararnos con lo que ahora somos, y al mismo tiempo no puedo evitar que duela tanto.

Lo peor de todo es que ni siquiera llevamos tanto tiempo como para que llegáramos a este nivel de desinterés, hay parejas de ancianos que se muestran más cariño que el que nosotros nos damos, y aunque no se realmente en que me equivoque no puedo negar mi culpa en todo esto, y es que cuando las cosas funcionan se deben a los dos y cuando no también, lo que si puedo aceptar es que ha llegado el momento de cambiar de aires, de buscar a alguien nuevo con quien soñar, me duele decirlo pero nuestros sueños ahora son realmente imposibles de alcanzar, ya no tenemos la magia entre nosotros, ahora somos apenas poco más que un par de extraños viviendo juntos.

Qué triste nuestra historia la nuestra, que no ha conocido otro enemigo más que el tiempo y fue en este duelo en el que perdió todo su brillo, su fuerza y su razón de ser, que triste saber que somos los artificies de nuestro oscuro destino, es lamentable no poder culpar a nadie más que a nosotros mismos de dejar morir la bella historia que una vez conocimos.

Autor: Chivy