La vida no te quita cosas, te libera de cosas.

0
931

Nunca había conocido una tristeza más profunda en mi vida, si bien es cierto que había tenido alguna decepción anteriormente, nunca tuve una más grade que la que tuve el día que te fuiste, fue tan repentino que ni siquiera lo vi venir, para mi todo iba perfectamente, yo era la más dichosa mujer sobre la faz de la tierra y solo podía pensar en un futuro mejor que el presente que tenía, cuando las cosas marchan bien es difícil ponerse a pensar que todo podría terminar, y más cuando no hay una razón aparente.

Pero me olvide de un detalle muy importante, una relación es de dos, y en el momento en que a uno se le da la gana que todo termine ahí se va todo al traste sin importar que el otro desee luchar por recuperar ese amor, el esfuerzo unilateral no sirve para nada en el amor, y eso fue precisamente lo que paso, te fuiste sin apenas decirme nada, me dejaste sin una razón aparente, y con la incógnita que me desgarraba todas las noches, ¿Por qué se acabó todo? era esa pregunta eterna a la que nunca termine de encontrarle una solución.

Me dedique a maldecir a mi suerte y al mundo entero por arrebatarme la felicidad que conocía hasta ese momento como insuperable, creí que mi destino había sido escrito con un final de tragedia a mi corta edad, creí que el amor real solo se vive una vez y estaba convencida de que tú eras ese amor que se vive una sola vez en la vida.

Pero una vez que calme mi furia tuve que seguir con mi vida cotidiana, quería cerrarme al amor, porque estaba convencida de que si tu fuiste capaz de fallarme, cualquier otra persona lo haría y de peor manera, así que hice un voto silencioso de no enamorarme jamás, pero nuevamente el destino me sacudió cuando lo conocí a él, al igual que tu te fuiste casi sin avisar, él llego de la misma manera, no me di cuenta de que existía hasta unos instantes antes de que me terminará enamorando de él, su forma de cortejarme fue tan sutil y tan hermosa que no pude levantar mi guardia.

Caí avergonzada al piso, me había fallado una vez más, había roto mi promesa de no enamorarme nuevamente, pero ya nada podía hacer, así que me dedique a tratar de invalidar mis sentimientos por él pero de poco me sirvió, ese amor que sentía crecía exponencialmente, y termine cediendo, aunque en el fondo cada día que me levantaba me preguntaba si ese sería nuestro último día juntos.

Quizás eso es lo que hace falta para que las cosas funcionen, pensar que este podría ser el ultimo día con aquella persona tan valiosa, porque ha pasado ya bastante tiempo y seguimos juntos, y no puedo ni quiero negar lo feliz que soy de nuevo, puedo incluso decir sin temor de equivocarme que lo nuestro fue algo pequeño en comparación de lo que ahora siento por él.

Terminé comprendiendo que la vida no te quita cosas, te libera de cosas, ya que de no haber sido por ti seguiríamos juntos y no podría ser tan plena como ahora soy con él, te cuento esto solo para que entiendas porque para mi es impensable el volver contigo o con alguien más, soy feliz con él hombre que esta a mi lado, y hace mucho tiempo que deje de lamentar tu partida.

Autor: Chivy