Los tropiezos me enseñaron a saber dónde pisar.

0
1344

Dicen que nunca hay que juzgar a un libro por su portada, y estoy completamente de acuerdo, de hecho, yo soy una fiel prácticamente de la idea de que hay que probar las cosas por uno mismo, si bien aprecio las experiencias y los consejos de la gente que se preocupa por mí, la verdad es que rara vez hago caso de ellas, solo me sirven para forjarme un plan de emergencia en caso de que las cosas no salgan bien.

No he conocido muchos hombres en mi vida, pero he tenido la mala suerte de que el 100% de ellos han sido unos patanes, algunos mentirosos, otros unos engreídos, y algunos otros que no sabían ni lo que querían en la vida, y es precisamente esa experiencia la que me ha enseñado a distinguirlos con mayor facilidad, es por eso que cuando me contaste que te gustaba no me emocione demasiado, ya de lejos me parecías alguien en quien no se debería de confiar.

Pero siendo leal a mi ideal de no juzgar a nadie sin conocerlo te di la oportunidad de un par de salidas, y solo me sirvieron para reforzar la idea que ya tenía sobre ti, es por eso que quiero dejarlo todo aquí, donde aún podemos ser amigos si lo deseamos, no quiero avanzar más porque sé que de ahí las cosas ya no tienen retorno.

Mi vida no ha sido fácil, me a tocado aprender como toda persona obstinada siempre por las malas, no suelo ser alguien que se eche para atrás a pesar de que le adviertan de algún peligro, me gusta conocer todo por mí misma, y es natural que al tener un carácter como el mío me haya tocado tropezar muchas veces en mi vida, aunque no puedo quejarme, muchas advertencias que me dieron no eran verdaderas y gracias a eso también he vivido cosas muy importantes y fascinantes que me hubiera perdido de haber hecho caso a las advertencias.

Además si algo bueno tiene de tropezarse seguido es que aprendes a conocer el camino y cuando te toca recorrerlo de nuevo ya sabes por donde pisar, mis errores me han costado, pero me han hecho una mujer más fuerte y segura de si misma, capaz de reconocer las piedras con facilidad, y tu mi amigo, eres una de esas grandes y me disculpo contigo, pero esta vez voy a pasar de caer con alguien como tú, gracias por tu interés pero no quiero nada contigo.

Autor: Chivy