No es posible cosechar sin sembrar.

0
658

Son muchas las veces en las que nos mienten las personas, caemos victimas de sus juegos, de sus mentiras, de sus chantajes, no podemos ser conscientes de todo aquello que se nos oculta, y toma tiempo saber reconocer a un mentiroso, es por eso que no siento rencor hacia mi misma por haber permitido que me engañaran, porque en muchos casos no era capaz de evitarlo, y pretender ser más experta de lo que en realidad era sería caer en la soberbia.

Hubo un tiempo en el que me engañaban con facilidad, pero ese tiempo ya pasó, pague el precio del conocimiento con lágrimas, fueron dolores inmensos que en más de una ocasión me hicieron pensar que no podría recuperarme, pero aquí estoy, las personas somos mucho más resistentes de lo que pensamos, quizás por eso seguimos de pie sobre este globo terráqueo, de donde ya han desaparecido miles de especies.

El punto es que últimamente hay una nueva forma de engaño, una más atractiva y seductora, pero que no deja de ser una completa mentira, que no deja de ser un mero tramite para acceder a aquello que muchos definen como “más divertido”, sí, me refiero a eso que tratas de hacer conmigo, tratas de pretender que somos especialmente únicos, que somos almas gemelas que tuvimos la fortuna de encontrarnos, que tardamos en llegar a nuestro encuentro predestinado y que hay urgencia de ponernos al día.

Pero ese mismo argumento que usas puede servir en otro sentido; ¿y si en lugar de ir más rápido vamos más lento?, ¿y si en lugar de sentirnos desdichados por no habernos encontrado antes, nos sentimos afortunados porque al final lo hemos hecho?, hay muchas personas con mayor edad que aun siguen buscando a su pareja y no se dan por vencidos, comparados con ellos somos realmente afortunados.

El amor tiene magia en si mismo, no necesitas adjuntarle nada más, la convivencia con alguien agradable ya es suficiente recompensa para sentirse afortunado, el verdadero amor no es algo que nazca de la noche a la mañana, “lo que fácil llega, fácil se va”, yo no tengo prisa por enamórame de ti, si bien me hay cosas que me gustan mucho de ti, también hay otras que no, y un buen ejemplo es esa urgencia tuya de llegar al sexo tan rápido como sea posible, yo te advierto que no tengo prisa, me encantaría que consumáramos lo nuestro en un lecho lleno de amor, pero no puedo decir que te amo todavía.

El amor es algo que se siembra, es algo que tarda tiempo en crecer y que después de más tiempo aún es cuando se puede considerar en realidad fuerte, nosotros apenas tenemos un par de salidas juntos y tu ya me quieres hablar de amor, es obvio que eso aun no nos sucede, y si te incluyo, porque no es normal sentir amor por alguien que no se conoce, y ni te conozco, ni me conoces aún, si en realidad crees que somos tan especiales, que estábamos predestinados a conocernos, entonces debes de tener la certeza de que estaremos juntos por siempre, y si es así no debes de tener prisa, tenemos una vida entera para entregarnos, así que quiero comenzar despacio, quiero disfrutar de cada etapa de nuestra convivencia y no pretendo brincarme una de las más hermosas que es la fase del enamoramiento.

Si quieres hacer el amor conmigo, entonces enamórame, antes de eso será imposible, no puedes cosechar sin sembrar, así que si en realidad me quieres siembra amor en mí y algún día cosecharás.

Autor: Chivy