Siempre da lo mejor de ti, y lo mejor vendrá.

0
1575

A veces es imposible dejar de pensar que sentido tiene ser buena persona si pocas personas o nadie lo aprecia de verdad, si la mayoría terminan aprovechándose de nuestras buenas acciones, si en la actualidad ser buena persona parece sinónimo de ser idiota, ¿Qué sentido tiene desperdiciar nuestras mejores intenciones entonces?

Es natural llegar a un punto de nuestras vidas en las que nos hagamos estas preguntas, porque pareciera que todo lo que hacemos, todos nuestros esfuerzos, todo nuestro sufrimiento, son simplemente desperdicios que se tiran en gente que nunca los aprecia o los aprovecha, a veces es tentadora la idea de mandar todo al carajo, de convertirnos en una más de esas personas que viven sin preocupaciones, que actúan sin miedo de lastimar, que son egoístas, que solo buscan la diversión del momento, que carecen de emociones.

Pero en realidad comportarse de esa manera no te hace feliz ni mucho menos, mientras más nos alejamos de nuestra humanidad, más nos alejamos también de la verdadera felicidad, y digo verdadera, porque pareciera que todos aquellos que se la pasan de fiesta en fiesta, sin preocuparse de nada, teniendo sexo con la primera persona que se les pone enfrente, que viven solo el presente, que se aprovechan de aquellos que pueden, todos ellos parecieran ser felices, pareciera que vivir la “vida loca” es algo que les llena y que les satisface, pero en realidad esas personas están más solas que nadie, porque a pesar de estar rodeados de tanta gente, nadie les conoce en realidad, nadie les quiere en verdad, y a nadie le importan en realidad.

Es esa soledad tan inmensa que incluso en medio de ese mar de gente siguen sintiendo la soledad como su verdadera compañera; en cambio, aquellos que son capaces de dar siempre lo mejor de sí, de esforzarse, de tratar de salir adelante, aquellos que aun con su limitada cantidad de tiempo libre aun tienen tiempo para dar a los demás, son esa clase de personas aquellas que hacen nuestro mundo un lugar mejor, son aquellas a las que en algún momento de sus vidas se les premia con alguien que en realidad sea capaz de valorarles, y es que aun que no te des cuenta, aunque creas que estas completamente sola y nadie ve como te esfuerzas, puede ser que en realidad te este observando aquella persona que te ha de acompañar hasta el final de tus días.

En verdad creo que el universo siempre se encarga de traer de vuelta a ti todo lo que has ofrecido a los demás, así que sigue esforzándote en ser quien realmente eres, en dar siempre lo mejor de ti, independientemente de si aquellos que te rodean lo merezcan o no, porque estoy segura que no será en vano, y que en algún momento te verás rodeada de personas que te traten igual a como tu has estado tratando, no es fácil siempre dar lo mejor, pero es la única forma de tener la conciencia tranquila, es la manera en que nunca te preguntarás “¿Qué hubiera pasado si yo….? y es el camino más corto a la felicidad.

Autor: Chivy