Solo te fijaste en mis errores, pero nunca en todo lo que hacía por ti.

0
1261

¿De que vale todo lo que te di?, ¿De qué vale mi fidelidad, mi cariño, el amor que te tuve, y la solidaridad que siempre mostré contigo?, la respuesta me la has dado claramente, no valen de nada, para ti es más importante señalar mis errores que todos mis aciertos, para ti pesa más un par de equivocaciones que todo lo que te di, esta bien y lo respeto, pero si yo hubieras sido así contigo lo nuestro no hubiera durado ni un solo parpadeo, la tolerancia es una virtud que desconoces, y sinceramente es imposible que encuentres a alguien perfecta, pero es tu tiempo, es tu vida y tu tienes el derecho de desperdiciarla si quieres buscando ese imposible.

Sin embargo no puedo evitar esta sensación de impotencia que me consume hasta lo más profundo, y es que puedo si quiero listar varias de las ocasiones en las que te apoye más allá de lo que cualquiera lo haría, y puedo decir que realmente no fueron pocas ni mucho menos, pero no pienso hacerlo, primero porque la decisión ya esta tomada, y segundo porque no me gustaría echar en cara nada de lo que en su momento me nació del corazón, eso solo ensuciaría mi nombre, y estoy segura de que al final de cuentas me sentiría peor de haberlo dicho que al quedarme callada.

Por eso decidí aceptar tu decisión por más absurda y dolorosa que esta me parece, y disculpa si no te despido con la frase de “te deseo lo mejor y que tus sueños se cumplan”, porque no soy una hipócrita ni una falsa, y porque aquello que dices buscar realmente no existe, y aunque en este momento no lo sabes, tu pierdes más que yo al marcharte, no lo sabes porque ya te acostumbraste a mis cariños, a mi amor, y a mi apoyo incondicional, te has acostumbrado tanto que incluso puedes estar pensando que todo ese bienestar del que gozas proviene únicamente de ti, pero llegará el día en que comiences a echar en falta todas las atenciones que tenia contigo y será hasta entonces que comprenderás lo que realmente perdiste cuando te marchaste.

Sigue pues tu camino y busca aquello que no has encontrado en mí, yo haré lo mismo y me esforzaré por superarte lo antes posible, solo te exijo que nunca regreses, porque yo no sé dar segundas oportunidades, lo que tuvimos es ahora historia y se quedará para siempre en el pasado, así que continuemos nuestros caminos cada quien por su lado y que el tiempo se encargue de darle a cada uno lo que se merece.

Autor: Chivy