Tomate el tiempo necesario para valorar quien es digno de entrar a tu corazón.

0
968

La mayoría de las personas tratamos de ser asertivos a la hora de elegir a nuestra siguiente pareja, las desilusiones, los problemas pasados, todas las experiencias que hemos vivido y de las cuales tuvimos que aprender cada vez nos hacen más cautelosos, pero no debería de ser necesario tanto dolor para terminar aprendiendo que es lo que nos hace daño, deberíamos ser un poco más capaces de aprender de los demás, deberíamos ser más observadores y definir mejor que clase de personas no deberíamos siquiera contemplar, porque todo el tiempo que necesites para saber si vas a darle un “si” a esa persona vale la pena, no importa si ellos se impacientan, si se terminan marchando porque te lo estabas pensando entonces bien por ti porque no valía la pena.

 

Siempre que amemos, en algún momento vamos a sufrir, es inevitable, el sufrimiento esta intrínsecamente añadido a la felicidad que el amor nos brinda, no debes de temer al dolor, debes de temer a perder el tiempo, ya que es la sustancia de nuestras vidas, es aquello intangible que limita nuestra existencia y un recurso que jamás podemos recuperar, elegir mejor no garantiza un final feliz, pero si te garantizará una mejor experiencia, una relación que tendrá cosas buenas para recordad, de donde podrás salir siendo una mejor persona, no solo más sabia, si no también más capacitada para amar.

El amor es una emoción casi incontrolable una vez que se desata, pero decidir a quien dejamos entrar en nuestras vidas es algo que hacemos de forma racional, basta de pensar en cosas como “si Dios lo puso en mi camino es que debo conocerlo”, esas son excusas estúpidas para dejar entrar a tu vida a alguien que no te ha convencido, Dios te pone en tu camino miles de personas a diario y no vas a terminar saliendo con todas ellas, cuando permites que alguien se aloje en tu corazón es una decisión que tomaste de forma consiente, así que no hay pretextos, si elegimos mal fue porque no pusimos suficiente atención, porque no esperamos el tiempo necesario para conocer a esa persona, o porque en definitiva nuestras expectativas son demasiado bajas.

Recuerda que amar es como comenzar una guerra, es muy fácil de iniciar, pero muy difícil de terminar, por eso es importante saber que es lo que realmente buscamos en un compañero, de igual manera saber observar y ser objetivas con lo que vemos de esa persona y si aún tenemos dudas respecto a él tomarnos el tiempo que sea necesario para que esas dudas sean disipadas o aclaradas, nadie puede hacerte daño si no le dejas entrar a tu corazón, y una vez que le has dejado entrar aunque sepas que debes alejarte el dolor será inevitable, por eso no me canso de insistir en que se debe de tener mucho cuidado cuando aún podemos elegir sin ser lastimados.

Recuerda que usualmente las ilusiones rápidas, traen consigo sufrimientos largos.

Autor: Sunky