Las lagrimas son solo para aquellos que se las merecen.

0
347

Sigo pensando que el amor definitivamente debe hacer feliz a las personas, no soy de las personas que se ponen a llorar por alguien que se fue, y mucho menos por alguien que no fue capaz de brindarme algún momento o situación digna de echar de menos, ¿tu te sentirás triste porque de tu casa salió un alacrán?, imagino que no ¿verdad?, entonces ¿Por qué debería estar triste yo? Si me has hecho el favor de dejarme el camino libre para que llegue alguien que valga la pena, me has evitado la molestia de tener que pedirte que te fueras o de tener que terminarte por mi cuenta.

No estoy diciendo que soy incapaz de llorar por amor, pero no lo haría de la manera en la que te imaginas, lloraría por el sufrimiento de un ser amado, por alguna enfermedad o quizás por la imposibilidad de ayudar a alguien que amo con algún problema, lloraría incluso por la distancia de alguien que me ama y a quien amo, lloraría por la muerte de alguien que se fue no porque él quisiera si no porque fue reclamado en el reino de Dios, definitivamente lloraría a causa del dolor de las personas que amo, pero no lo haría por un mal agradecido que no supo aprovechar la oportunidad de su vida, no lloraría por un idiota que no fue capaz de darse cuenta del valor de alguien mientras le tiene en frente, no lloraría por alguien que no fue capaz de amarme y mucho menos por alguien que solamente me trajo problemas.

Me parece extraño que si fuiste tu quien se fue ahora estés tocando a mi puerta, quizás querías “darme una lección” y la lección te la terminaste llevando tú, porque no soy tan estúpida como para volverte a dejar entrar en mi vida, no sabes que bien me ha caído esta libertad que fue el último regalo que me diste y lo único que en realidad valió la pena, en verdad te agradezco por haber sido un patán que no supo disfrazar su egoísmo, quizás si hubieras sido más cuidadoso me hubieras hecho perder más tiempo, pero por fortuna alcanzaste a irte en buen momento, porque justo después de que cerraste la puerta, llego alguien nuevo a mi vida, que pareciera que estaba esperando el momento justo para entrar en ella.

No puedo asegurar aún que sea la persona que estoy buscando, pero me quedan dos cosas muy en claro, la primera: es que definitivamente tu no lo eras, la segunda: es que cualquiera es mejor compañía de la que tu lo eras, anda vete a buscar a alguien más yo no tropiezo dos veces con la misma piedra, y lamento desilusionarte porque me queda claro que esperabas verme llorando y quizás suplicándote porque volvieras, pero como vez, no soy tan tonta como para cometer dos veces el mismo error y en verdad te agradezco que te fueras.

Autor: Sunky