Nos alejamos tanto que no necesitamos decir adiós para saber que se acabó.

0
1244

Alguna vez te has preguntado ¿Qué nos pasó?, en que momento comenzó la caída de aquello que en sus inicios parecía ser tan bello, sinceramente yo me lo he preguntado algunas veces sin llegar a una respuesta que me complazca, y es que es verdad que tuvimos nuestros problemas, nuestras diferencias y una que otra discusión, pero eso no cambia el hecho de que pudimos haberlo trabajado, pudimos haber cambiado y que en realidad nunca hicimos nada.

Nos dedicamos a perdernos el uno al otro, nos distanciamos tanto que en algún momento nos dimos cuenta de que en verdad no nos necesitábamos, no nos extrañábamos, no nos amábamos. Sé que no puedo hablar por ti, pero al menos eso es lo que pienso yo, y es que no encuentro otra razón para ver como lo nuestro fue decayendo de una forma tan acelerada y sobre todo el hecho de que ninguno de los dos reacciono e intento salvar lo nuestro, y a su vez esto me hace cuestionarme si en verdad alguna vez nos amamos en verdad, o si alguna vez nuestra entrega fue completa y nos involucramos con lo nuestro, o si solamente aceptamos estar juntos porque era bella la forma en que nos la pasábamos juntos al principio, porque no teníamos problemas, porque era divertido.

Y es que no me cabe duda que pudimos haber sido una bonita historia, de esas que son dignas de recordar, de esas que te dejan un tatuaje en el alma, y que se recuerdan con cierta melancolía al pasar de los años, pero no fue así, terminamos convirtiéndonos en una carga para el otro, en alguien que no inspiraba esforzarse para continuar, y poco a poco nos convertimos en extraños, tan diferentes, tan distantes que ya no sentíamos nada el uno por el otro, nos perdimos por completo al final.

Hay personas que luchan por salvar su amor, se dejan la vida intentando salvar aquello que creen que vale la pena, no tienen miedo de lastimar su orgullo, no se detienen ante nada, y lo intentan todo antes de darse por vencidos, pero nosotros fuimos completamente lo opuesto, simplemente nos sentamos a ver como moría nuestra relación, como si no nos importara, como si en realidad deseábamos que eso pasara, y quizás en el fondo esa fue nuestra verdad, quizás supimos desde hace mucho que no éramos el uno para el otro, pero no tuvimos el valor de decirlo en voz alta, y simplemente nos fuimos alejando, nos fuimos dejando y descuidando tanto que de manera premeditada terminamos por asesinar nuestra relación.

Autor: Sunky