Me gusta imaginar que me extrañas.

0
577

Nuestros caminos tuvieron que separarse porque así lo quisiste, y yo que no estaba preparada para perderte caí en el desconsuelo total, quisiera ser una de esas personas valientes que se levantan una y otra vez, de esas a las que nada les puede sacudir el suelo, y que por inesperado que sea el problema siempre lo afrontan con coraje y con la mejor estrategia, sin embargo yo solo me sentía completamente triste y deprimida y creía que no sería capaz de levantarme en esta ocasión, porque el golpe había sido tan fuerte he inesperado que no solo me cogió con la guardia baja y me dejo atontada por completo.

Dicen que el desamor no mata, que la vida continua, y quizás sea cierto, si al hecho de seguir existiendo se le puede llamar vida, si el tener un corazón latiendo dentro del pecho nos convierte en seres vivientes, entonces si que sigo viva, pero en lo personal yo creo que la mera existencia y la continuidad de las funciones corporales no es equivalente a vivir, yo creo que para que alguien se considere realmente viva debe de tener sueños, metas, y algo a lo que aferrarse, y sé que ese algo debería de ser yo misma, pero me resulta imposible considerarme tan importante, quizás porque desde chica me enseñaron que pensar en uno mismo como lo más importante es considerado egoísmo puro, quizás por eso no puedo ser yo el motor que me impulse para seguir mi rumbo.

Sé que estoy mal con mi forma de ver las cosas, sé que debería de buscar ayuda profesional para que me enseñen a amarme como realmente me merezco, especialmente en este mundo tan retorcido en el que cada vez es más difícil y peligroso entregarle el corazón a alguien externo, si fuera capaz de amarme a mi primero estoy segura de que no tendría esta clase de conflictos existenciales, en los que me llego a cuestionar el porque sigo existiendo, y donde otras personas pueden llegar a sumarle o restarle valor a mi propia vida, estoy consciente de que todo esto esta mal y es algo que necesito cambiar, pero no lo había hecho quizás por que hasta ahora todo “había funcionado” hasta cierto punto bien.

Y así como aquellos pacientes que no van al doctor hasta que no soportan más el dolor, yo me había alejado de los especialistas que pueden curar mi mal, un mal que hasta hace poco no había comprendido sus verdaderos alcances y que pensaba que no era tan malo porque me hacia alguien humilde, pero ahora entiendo que la humildad no tiene que ver con dejar de amarse, ni el infravalorarnos, es más bien el sabernos tan importantes como realmente somos y aún así no sentirnos más importantes que los demás, pero a pesar de no ser más importantes ni menos que nadie, es natural tener cierta predilección por las personas con quienes pasas más tiempo y en cualquier caso no hay nadie con quien pases más tiempo que contigo mismo.

Así que con mis primeros arranques de lo que hasta ahora había considerado egoísmo quiero decir que en realidad no soy tan buena como siempre he querido ser, y aunque te dije que te deseaba lo mejor sabiendo que partías hacia otros brazos, la verdad es que me gustaría saber que me extrañas y que sufres mi ausencia, y me gustaría que, aunque tarde comprendieras lo valioso que era el cariño que te di y que despreciaste.

Autor: Sunky