Te quería en mi vida, pero si tu felicidad no es a mi lado, puedes irte.

0
1116

Cuesta mucho dejarte ir, se supone que no debería, se supone que el amor es buscar primero que nada la felicidad del ser amado y después la propia, pero eso suena mucho más sencillo de lo que resulta aplicarlo en nuestras vidas, y es que en el fondo soy una egoísta y me duele admitirlo, porque en realidad quisiera que te quedaras conmigo, en realidad quisiera que fueras capaz de sentir por mi lo que siento por ti, aunque fuera de esta manera egoísta en la que te quiero, me gustaría que no tuviéramos que decirnos adiós, y quizás si hubiera una manera de meterme a la fuerza en tu corazón lo intentaría.

Me queda claro que yo te amo mientras tu solo me quieres, y aunque no sea justo, no me importaría derrochar más amor sobre ti que el que reciba de vuelta, no me importaría nada con tal de poder seguir besando esos labios, y sintiendo el calor de tus brazos, sé que ambos lo intentamos, sé que tanto tu intentaste amarme como yo intente enamorarte a toda cosa y eso nos ha dejado claro que sobre el corazón no se manda, y eso es lo único que me ha ayudado a encontrar resignación, saber que lo intentamos con todas nuestras fuerzas, pero aun así no funcionó.

En realidad me hubiera gustado ser capaz de dejarte ir con más libertades, me gustaría decirte que no te preocupes, que tardarás más en cerrar la puerta que yo en olvidarte, o incluso pensé en decirte una mentirilla, y hacerte creer que yo nunca te amé, para que no tuvieras nunca que mirar hacia atrás, para que tu camino fuera más ligero sin mis recuerdos, para que pudieras concentrarte rápidamente en las personas que la vida te presentara, pero no he sido capaz de desprenderme de tanto, para mi es demasiado importante lo que vivimos juntos, tanto que no puedo negar ni por un instante que has sido la mejor historia de mi vida y que creo que nunca podrá llegar alguien capaz de opacar las emociones que tú me despertaste.

Sé que me terminaré resignando a tu partida, y que me volveré a enamorar, pero con sinceridad no creo poder sentirme como me hiciste sentir tú, con esa personalidad media loca, media idiota, que me hizo bajar la guardia de inmediato y enamorarme perdidamente de ti, no creo que pueda vivir una historia como esta a la que necesitas ponerle el punto final, y aunque quisiera ayudarte con esto la verdad es que no puedo, porque para mi lo nuestro se convirtió en lo más importante de mi vida, para mi matar esta historia es como matar la parte de mi que mas me gustaba, por eso es que yo no puedo hacerlo, entiendo que tengas que hacerlo tú, y te prometo que no te guardaré rencor.

Quisiera decirte que te deseo lo mejor, que rezaré para que tu camino sea hermoso y que encuentres lo que estas buscando, pero eso sería solo hipocresía, lo que en realidad quisiera que pasara es que te fuera horrible, que te encontraras con las peores mujeres del planeta, y que después de algunos intentos recordaras lo mucho que yo te amaba, me gustaría verte volver en tus pasos arrepentido de haberte marchado, y acogerte en mi seno y secar tus lágrimas, me gustaría que pudieras aprender a amarme al menos estando lejos de mi y que volvieras para continuar escribiendo nuestra historia de amor.

Entiendo que tengas que irte, entiendo que no eres feliz a mi lado, y por eso no tengo más remedio que dejarte partir, pero si descubres la manera de amarme, o te das cuenta que te equivocaste y quieres volver ¡hazlo!, sinceramente no te estaré esperando, pero si vuelves te volveré a hacer un espacio a mi lado.

Autor: Sunky