Todavía recuerdo bien el primer día que hable contigo, y el ultimo también.

0
859

¿Recuerdas como era tu trato cuando nos conocimos?, ¿recuerdas ese tono agradable y suave que utilizabas para hablarme?, aún puedo recordar con claridad esos momentos, porque sin duda fueron los más hermosos de todo lo que vivimos, recuerdo como nos sentábamos a charlar sin ser capaces de percatarnos del tiempo y de todas las personas que nos rodeaban, recuerdo como me mirabas y que tus ojos se posaban en mi por prolongados momentos, era tan fija la manera en que me ponías atención que me hacías sonrojar, y es que era más que claro que tenía toda tu atención, porque no mirabas hacia ningún otro lado que no estuviera yo.

Recuerdo que en ocasiones te hacia enojar a propósito, porque quería ver como reaccionabas cuando te provocaban, y recuerdo claramente tu desesperación al sentir que perdías la compostura, pero de alguna manera te las arreglabas para solo dirigirme una mirada algo extraña, pero nunca te atreviste a levantarme la voz o a insultarme, parecías todo un caballero y eso me encantaba de ti.

También recuerdo bien cuando comenzamos a vivir juntos, como me ayudabas con las labores de la casa y como ambos compartíamos las preocupaciones que teníamos, juntos trazábamos planes para superar nuestros problemas, hablábamos de aquello que nos molestaba y procurábamos llegar a acuerdos, todo comenzó bien, pero a pesar de eso algo te paso, en algún momento del camino comenzaste a ser más agresivo, casi de un día para el otro dejaste de ayudarme y comenzaste a ignorarme cuando quería comentarte sobre algún problema, solo repetías lo cansado que estabas y que lo hablaríamos después.

Pensaba que solo era una mala racha tuya y quise darte un poco de espacio, pero al parecer eso fue la peor decisión que pude tomar, ya que ese espacio se fue convirtiendo de a poco en un acantilado que nos terminaría separando de tal forma que ya no éramos capaces de conversar, cada vez que había un desacuerdo comenzabas a lanzar insultos y gritos y perdías el control de ti mismo cada vez con mayor facilidad

Dicen que no cambian las cosas, cambiamos las personas y si somos capaces de mirar a través del tiempo podemos concluir que es verdad, ya que hay relaciones que terminan muy diferente de como comienzan, hay personas que con el paso de los días van transformándose tanto que cuando volteas a mirar el pasado te parecen irreconocibles, aso fue precisamente lo que nos pasó, diría que cambiaron las cosas demasiado entre nosotros, pero en realidad el que cambio fuiste tú y de manera inevitable yo contigo, ya que es imposible darle el mismo trato a una persona amable y respetuosa que alguien arrogante y grosero.

Así que no vengas ahora a preguntarme que nos pasó, la respuesta es sencilla, tu cambiaste y yo deje de tener razones para amarte, porque todo lo que me gustaba de ti simplemente desapareció, y no vale de nada que me pidas que recuerde cuando nos conocimos, porque soy capaz de hacerlo con la misma fidelidad que recuerdo el día que nos separamos y a mi ya no me quedaron ganas de volver contigo.

Autor: Chivy