Estoy en una etapa en la que para ofenderme primero tendrías que importarme.

0
920

Fue nuestra historia una de esas que se convierten en lección, de aquellas que te muestran como es que no deben hacerse las cosas, y debo decirte que a pesar del dolor y la tristeza que viví a causa de tu forma cobarde de decir adiós, aprendí bastante, y me sirvió para no volver a cometer el mismo error, y ahora cuando un hombre se acerca a mi lo primero en lo que me fijo es en que no se parezca a ti, y debo reconocer que no hiciste mucho por mantenerme enamorada, incluso fuiste la principal causa de que nuestro amor se apagara, pero al mismo tiempo me diste una facilidad para poder dejarte en el pasado.

Después de que te marchaste sin dar una explicación, nunca volví a hurgar en tu vida, trate de pasar pagina lo más pronto que pude y de alguna manera lo logré, porque a pesar de que no me diste una explicación valida ni lógica para tu partida, me dejaste claro que lo nuestro ya no te importaba nada, que me considerabas tan poca cosa que no merecía que me explicaras las situación, que nuestro amor se había terminado y que solo querías irte lo más pronto posible, me dejaste claro que no tenías intención de buscar un remedio para poder seguir adelante juntos un tiempo más, me dijiste con tu falta de palabras que eras un cobarde incapaz de tener la cortesía de al menos decir que te ibas y porque como Dios manda, yo quizás no por amor si no por educación.

Pero tal parece que yo esperaba demasiado de ti, te creí mejor persona de lo que en realidad eras, pero aun con todo eso después de que dijiste que te marchabas de mi vida, no te volví a molestar jamás, no te busque, no te escribí, ni te llamé por teléfono, no me enteré si tuviste más novias, ni como eran, ni cuantas fueron, estuve preocupada en vivir mi vida, una vida sin ti porque así lo decidiste tú, y si yo fui tan respetuosa de tus decisiones a pesar que lo ultimo que inspiraste con tu forma de actuar fue respeto, y si yo nunca me metí con tu búsqueda de la felicidad, entonces dime… porque te sientes con la libertad de venir a opinar sobre mi vida, ¿no entiendes que ya no perteneces a ella?, no puedes decir que te vas y después regresar a “darme consejos” sobre lo que debo o no debo hacer.

No me interesan tus opiniones, y mucho menos si son críticas, ya que yo te deje vivir tu vida, te exijo que me dejes vivir la mía en paz, desde ya te digo que no tengo la menor intención de saber nada más de ti, quedaste en el pasado y ahí te vas a quedar, y aunque trates de convencerme con frases que parezcan inteligentes y rebuscadas, no me importa lo que me puedas decir, si me voy a equivocar la haré pero siguiendo lo que creo que es correcto, y te repito una vez más que dejes de molestarme porque no voy a hacerte ningún caso, entiende que las cosas no son como cuando estuvimos juntos, en ese entonces me importaba lo que pensabas porque te amaba, pero ahora no me importas en lo absoluto, así que tus reclamos, y tus críticas se me resbalan.

Autor: Sunky