No culpes a nadie por decepcionarte, acepta que es tu culpa al esperar demasiado de ellas.

0
950

¿Cuál es el afán que las personas tenemos en seguir esperando lo mejor de los demás?, de ¿dónde nacen todas estas expectativas vacías que nos terminan desilusionando y rompiendo el corazón?, creo que la culpa la tienen esas personas que se aferran en hacernos creer que las personas son buenas por naturaleza, que todos tienen su lado blando en el interior, que no hay corazón incapaz de enternecerse y de sentir amor, no sé que caso tiene que nos convenzan de todas esas mentiras desde chicos, solamente ocasionan que salgamos a la guerra sin fusil, y lo peor de todo es que las únicas personas que terminamos creyendo esas mentiras somos aquellas que si tenemos bondad en nuestro corazón, pero ese engaño es tan cruel como mandar a un rebaño de ovejas entre la manada de lobos.

 

Todo sería mejor si desde chicos nos enseñaran que el humano es mentiroso, vil y traicionero, capaz de hacer cualquier cosa por más terrible que sea con tal de saciar sus bajos instintos, todo sería más fácil si nos dijeran que las personas van a tratar de manipularnos constantemente, usando nuestras buenas intenciones y sentimientos en nuestra contra, y que a los actos que nosotros conocemos como bondad los demás los ven como mera estupidez, y es que al salir y enfrentar la vida tardas poco en darte cuenta que las cosas no son como te las contaron, que el mundo es más hostil y más gris de lo que te lo hicieron creer, y no entiendo para que se le llena de ilusiones a un niño si al convertirse en adulto solo le romperán el corazón.

Lo peor de todo  es que aquellas personas que nos engañaron contándonos sobre un mundo utópico donde el amor es lo más importante y donde vale la pena desarrollar más el intelecto y los valores sociales que cualquier otra cosa nos terminan dejando desnudos, con una pistola de agua donde todos los demás usan municiones de verdad, donde precisamente eso que tanto nos esforzamos por cultivar en nuestras y mentes y corazones es precisamente lo menos valorado en la realidad, porque en la realidad no importa que tan buen corazón tengas, que tan buenas tus intenciones, cuanto te preocupes por los demás o si les quieres ayudar, alguien ajeno en cualquier momento llegará y se llevará de ti todo cuanto pueda sin sentir un ápice de remordimiento, y mientras uno se lamenta pensando como es que puede existir gente tan mala en el mundo, la otra persona se larga con una sonrisa pensando como puede haber tanta gente estúpida que se deja engañar con tanta facilidad.

Las cosas que nos enseñan de pequeños son las más difíciles de borrar, pero es necesario que todas entendamos de una vez por todas que fuimos engañadas con la imagen del mundo que nos contaron, que regularmente cuando piensas mal acertarás, que primero se debe desconfiar de las personas y después de muchas pruebas dar la confianza a quien demostró que se lo merecía y no al revés, así que si alguien te engaña o te decepciona no lo culpes, la culpa es tuya por que no quisiste ver la verdad, o porque esperabas demasiado de alguien que tenía unos valores tan pobres y una vida tan miserable que no podía darte más, debes de entender que las personas usualmente no serán como tú, y que de diez personas siete se acercaran a ti para aprovecharse, así que no esperes milagros de la gente extraña, observa objetivamente y no te enamores hasta que estés bien segura de que esa persona vale la pena, te lo dice alguien que ha pagado caro el confiar en cualquiera.

Autor: Sunky