Qué lindo cuando el tiempo te confirma que tomaste una buena decisión.

0
944

No existió un momento más determinante y difícil en mi vida que aquel día, aquel día en que entendí que no eras quien decías ser, aquel día en que me vi obligada a tomar la decisión de dejarte atrás, a pesar de ser algo que yo nunca hubiera querido hacer, me sentí obligada por tus maltratos a elegir entre tu y yo, elección que durante mucho tiempo te había favorecido completamente a ti, y por la cual me había quedado en el peor de los abandonos, porque incluso yo me deje de lado para intentar ser feliz a tu lado, pero desde un principio estaba equivocada, porque ¿Quién puede ser feliz cuando no se valora a si misma, cuando nadie incluyéndose le da su lugar?

El tiempo pasaba y las cosas no cambiaban a favor, por el contrario parecía que cada día me aborrecías más y más, parecía que estabas harto de mí, parecía que habías dejado de amarme, cosa que ahora entiendo que nunca pasó, porque para dejar de amar a alguien primero hay que amarle, y en realidad para ti solo fui una herramienta, una distracción, un juguete que cada día te aburría más, pero aún te servía para descargar en mi todas las frustraciones de tus proyectos fallidos, existía en tu vida solo para justificar tus fracasos, fracasos que incluían temas de los cuales yo ni siquiera participaba pero aún así encontrabas la manera de culparme por todas tus derrotas, fuiste nada más que un cobarde y yo una idiota, idiota porque me enamore sin pensarlo dos veces y cuando decides enamórate de alguien debes de tomarte todo el tiempo que sea necesario, antes de que sea demasiado tarde, antes de que tu amor se convierta en grilletes de esclavitud.

Pero no hay mal que sea para siempre, ni fecha que no se cumpla, y aunque tarde terminé por reconocer que estaba cometiendo un grave error, terminé por aceptar que nunca me amarías, que nunca cambiarías para bien, que todas las promesas que me hiciste eran más falsas que la persona que dijiste ser cuando nos conocimos, y así sintiéndome que me asfixiaba a mi misma, decidí dejarte, aún recuerdo que me decías que no sería capaz de vivir sin ti, palabras que en realidad yo también creía, pero al menos llegue a cuestionarme si podría ser capaz de sufrir más de lo que ya lo hacia a tu lado, y aunque con paso lento, lleno de titubeos, seguí avanzando lejos de ti.

Curiosamente olvidarte me costó mucho menos de lo que me imagine, y es que aunque el amor muchas veces nos vuelves ciegos y sordos, el sentido común y la realidad en algún momento tienen que imponerse, te superé sin tanto problema y me dedique a vivir nuevamente, hoy tengo la fortuna de tener alguien a mi lado que me valora, me cuida y me quiere, tenemos nuestros problemas y desacuerdos de vez en cuando, pero son siempre cosas que pueden resolverse, y siempre lo hacemos respetándonos y escuchando al otro aunque tenga un punto de vista contrario al que tenemos, tu por tu parte vives solo, haz intentado rehacer tu vida muchas veces y nadie te ha aguantado, te tiraste en el alcohol y ahora me cuesta creer que fuiste alguna vez el hombre de quien me enamore tan fuertemente, y una vez más la vida me da la razón al haber tomado esa que en su momento fue la más difícil decisión de mi vida.

Autor: Sunky