Al final te terminas quedando con la persona que menos imaginabas.

0
312

Hubo una persona en mi vida con la que juraba que terminaría mis días junto a él, porque éramos tan parecidos, tan compatibles, siempre que hablábamos de un tema parecía que nos habíamos puesto de acuerdo, era difícil imaginar una magia similar con alguien más, era difícil creer que terminaría haciendo vida con alguien diferente a él, y es que a pesar de que siempre le tuve miedo a enamorarme con él las cosas se dieron de una forma tan natural que no pude resistirme en ningún momento, simplemente para cuando me di cuenta ya estaba hasta las manitas de amor por él, no hubo derecho a replica mi corazón exigía estar a su lado, y cualquier intento por resistirme era fácilmente disuadido con solo ver su sonrisa.

Esa fue una de esas historias que no querías que terminara, que no creías que terminaría, fue una historia digna de recordarse y de ser relatada, porque creo que raras veces se puede presumir de encontrarse con alguien con quien todo este lleno de tanta magia, pero como dije: el destino me tenía preparado otro camino, y aquel hombre que parecía libre de mancha fue presa de una noche de pasión con una mujer que conoció en una fiesta, fue como si el destino se hubiera encaprichado con separarnos, porque nosotros habíamos discutido unos días antes, no habíamos terminado pero estábamos molestos el uno con el otro, y aunque él después de haber caído en la tentación de serme infiel dejo de ver a esa mujer por un tiempo resulto que su debilidad dejo una semilla en el vientre de aquella desconocida, ya no pudo ocultarlo más y tuvo que confesarme en un solo día su infidelidad y el hecho de que esa mujer estaba embarazada.

Sinceramente no se si hubiera sido capaz de perdonarle, pero quizás lo hubiera hecho, quizás hubiera intentado recuperar lo nuestro a pesar de su infidelidad, aun cuando yo siempre prometí nunca perdonar un acto tan bajo y tan vil, pero lo que teníamos era algo que según yo hubiera valido la pena rescatar, sin embargo, al estar ella embarazada ya no hubo pie para tratar de recuperarnos, él se dedico a tratar de amarla y preparase para ser un buen papá, hasta eso me gusto saber que a pesar de haber sido un error lo vieras por donde lo vieras el tuvo la intención de responder como lo haría cualquier hombre que se respeta, muy a mi pesar estaba de acuerdo en no volver a vernos jamás, ya las cosas eran demasiado difíciles y dolorosas como para agregarle el hecho de seguir viéndonos y tener una tentación latente de a pesar de todo volver a estar juntos.

Ambos sabíamos que lo mejor era separarnos también geográficamente y él fue lo suficientemente caballeroso como para ceder el irse a otro lugar, por mi parte estaba desilusionada, desecha, y sin esperanza, sabía bien que lo que habíamos perdido no era cualquier cosa, lo sabía porque ya había vivido varias historias de amor y nunca una como la que se acababa de terminar, pero como dije la vida te sorprende de las formas mas absurdas que nunca te podrías imaginar, porque termine saliendo con un viejo amigo que hacía tiempo atrás me había declarado sus sentimientos, sentimientos a los cuales no podía corresponder principalmente por la relación que tenía y además de eso él y yo poco teníamos en común.

Pero misteriosamente terminé enamorándome de él, termine sorprendida porque aquellas diferencias que en un principio creí que nos separarían llegado su momento, o que al menos nos mermarían de alguna manera terminaron siendo lo que más le dio sabor a lo nuestro, y aunque la relación que tengo con él no se parece a aquel viejo amor en cuanto a todas las coincidencias que teníamos, puedo decir sin lugar a dudas que ahora mismo no cambiaria lo que tengo por lo que alguna vez tuve, nuestra relación es completamente diferente a aquel viejo amor que recuerdo con cariño, pero de alguna manera resulto ser muy superior y sobre todo, resulto ser lo que realmente necesitaba.

Autor: Sunky