A cada decepción le llega su olvido.

0
1629

Seguramente creías que por el gran amor que te tuve y del cual fuiste testigo jamás podría olvidarte, creías que podías hacerme lo que fuera y te perdonaría igualmente, creías que no tenia dignidad ni el valor de decirte “ya no más”, y ahora ves que te equivocaste, ahora comienzas por fin a entender que el tonto fuiste tú, porque hiciste hasta lo imposible por matar este amor sincero que te di, porque traicionaste la confianza que te di y al mismo tiempo terminaste perdiendo más de lo que perdí yo, porque tu estas consciente de lo mucho que te amaba y de lo mucho que te di, por el contrario yo también estoy consciente de que eras demasiado poco para mí, y que las míseras muestras de cariño que me diste eran peor que una limosna de amor, a los dos nos tomo nuestro tiempo entenderlo, y ahora tu quieres volver y yo solamente alejarme lo más que pueda de ti.

Nunca me han gustado esos juegos de al gato y al ratón, detesto en verdad esa condición en la que uno huye y el otro le busca, y aunque los papeles ahora han cambiado por completo y eres tu quien me busca desesperadamente ya es demasiado tarde, porque el mismo tiempo que te tomo darte cuenta de lo que yo valía, el mismo tiempo me tomo a mi darme cuenta de que tu no valías nada, que no nunca te mereciste ni la mitad del gran amor que te di, y que si te amé tanto en su momento fue más porque yo deseaba darlo todo que porque en algún momento hubieras demostrado que lo merecías, afortunadamente no hay mal que dure cien años y terminé por comprender quizás a la fuerza que a tu lado solo me esperaban más y más tristezas, que los pocos momentos bonitos que tuvimos fueron producto más de las circunstancias que nos rodearon que por méritos tuyos.

Ha llegado la hora de decirnos adiós, ha llegado la hora de comenzar de nuevo y al menos en ese sentido tengo una ventaja, porque yo lo dí todo, y por eso mismo no tengo que lidiar con los fantasmas de mi pasado, no tengo remordimientos más allá de pensar que quizás espere demasiado, por otro lado tu situación es completamente distinta, porque recién te has dado cuenta de que estuviste al lado de una mujer que te dio un mejor trato del que en realidad te merecías, alguien con quien quizás pudiste formar una familia, alguien que te amó a pesar de todo, alguien que te aceptaba tal cual y sin condiciones, alguien con quien pudiste experimentar la felicidad, alguien que por alguna razón solo te dedicaste a destruir, a lastimar, a hacer llorar, pero alguien que a final de cuentas te respetaba y te amaba a pesar de todas tus carencias.

Serás tu quien la tenga más difícil y en verdad te deseo suerte tratando de olvidarme, porque al menos yo puedo decirme claramente que lo mejor era separarme de ti, yo puedo decirme que estaba cometiendo un error, pero tu sabes bien que quien lo destruyo todo fuiste tú, y nunca podrás estar seguro de como pudieron terminar las cosas si tu actitud hubiera sido distinta, tu nunca sabrás si dejaste ir al amor de tu vida porque nunca estuviste a la altura del amor que te dí, porque nunca lo valoraste hasta que me fui, yo por mi cuenta termine decepcionada de ti, y gracias a esa decepción tan grande lloré y sufrí en su tiempo, pero será esa misma decepción la que me ayude a olvidarte, será esa misma decepción la que me reconforte cuando me pregunte si hice lo correcto, porque no tendré dudas de que lo mejor era partir, en cambio tu nunca sabrás lo que pudo haber sido lo nuestro si tu te hubieras comportado como un hombre de verdad, y francamente será difícil que encuentres a alguien que te de tanto amor como el que yo te di, por eso te deseo suerte porque en tu caso no será fácil olvidarse de mí.

Autor: Sunky