Para mí el amor ya es menos como un mágico momento y más como una bella cotidianeidad.

0
700

Al principio quería relaciones emocionantes, que me erizaran la piel y me hicieran sentir viva, quería emociones fuertes que desataran mi adrenalina, quería sentir intensamente todo, porque quería momentos que pudieran trascender en mis recuerdos, quería de esos recuerdos que sean tan fuertes y tan vibrantes como para seguir emocionándote con solo recordarlos, pensaba que en alguna de esas relaciones emocionantes e intensas encontraría el amor de mi vida, pero todas aquellas relaciones que comenzaban tan fuertemente ardían de manera exhaustiva, era algo como echar toda la leña a la hoguera de una, era todo un espectáculo que valía la pena presenciar, pero una vez que la llama comenzaba a apagarse se perdía la emoción de seguir ahí.

 

Como la mayoría de las jovencitas en ese momento era muy fácilmente impresionable, y siempre me llamaban la atención aquellos hombres que tenían formas de ser exóticas o que de alguna manera resaltaban de los demás, me encantaba inmiscuirme en formas curiosas de relacionarme, y quizás con las personas menos adecuadas, pero como dije quería emociones y las tuve, y ahora que lo recuerdo cometí muchos errores y tuve bastante suerte de no salir tan lastimada a pesar de las muchas veces que me expuse a situaciones que pudieron terminar muy mal, y quizás eso es lo malo de vivir la vida de esa forma, que no todas las personas tienen mi suerte y algunas terminan con sus vidas marcadas por siempre.

Hay un cuento de hadas en el que con el beso de una princesa un sapo se convierte en príncipe, pero a mí me pasa completamente lo contrario, porque parece que al principio siempre estoy con un príncipe, pero en el momento en que le doy mi confianza, le dejo entrar en mi vida y lo comienzo a amar el príncipe siempre se termina convirtiendo en sapo, además de eso ya no soy la chiquilla que antes era, de alguna forma u otra he madurado y mis expectativas y necesidades han cambiado, ahora quiero más estabilidad que emociones fuertes, ahora busco sentir más bien seguridad que adrenalina, quizás hay un momento para todo en la vida de las personas, y creo que esa sensación de inseguridad que antes era una constante en mi vida ahora me molesta, ahora quiero quizás algo diferente.

Quizás algo menos emocionante, quizás algo que no comience tan intenso, quizás una relación donde pongamos la leña de poco en poco para que arda bien, pero que dure mucho más, quiero alguien que pueda encajar en mi vida cotidiana, quiero a alguien que me haga sentir la seguridad de que puedo confiar en él y que mañana seguirá estando en mi vida, quiero a alguien más real, más tangible, quiero a alguien que sea capaz de comprometerse e involucrarse conmigo, quiero a alguien con quien pueda hacer planes de vida, quiero a alguien que al dejarlo entrar mi corazón no se convierta en sapo, no importa no sea un príncipe, lo que no quiero es estar en un extremo u otro, quiero estabilidad, quiero a alguien que sea capaz de amarme en un entorno normal, alguien que me haga amar la cotidianidad de mi día a día.

Autor: Sunky