Un deseo no cambia la vida, una decisión lo cambia todo.

0
1035

No sé de dónde saque la idea pero yo siempre pensaba que las cosas mejorarían de alguna manera, lo decía con toda mi convicción, con determinación como si fuera un mandamiento, como si el universo me escucharía y por arte de magia todo se haría realidad, todos los días vislumbraba en mi mente las cosas que quería que cambiaran o llegaran, pero al mismo tiempo absurdamente no “hacia nada” para que eso cambiara o mejorara, de alguna manera se me metió en la cabeza que las cosas cambiarían sin la necesidad de mis acciones, porque lo merecía, porque merecía ser feliz y prospera, y egoístamente me olvidaba de aquellas personas que estaban en situaciones precarias, no pensaba que “ellos merecían también estar bien”, quizás me imaginaba que ellos no vislumbraban un futuro mejor y por eso sus vidas no cambiaban o no lo sé, pero cuesta mucho admitir que aquello que repetía como un mantra estaba sostenido solo por ilusiones falsas que yo alimentaba.

¿Por qué lo hacía? La verdad no lo sé, quizás porque me sentía bien pensando que en poco tiempo estaría mucho mejor y eso me ponía de buenas, y no voy a negarlo durante un tiempo fui feliz engañándome a mí misma, porque nada es completamente malo ni bueno, y la parte buena que tenía el pensar de esa manera era que yo solía ser muy positiva y optimista, y quizás por eso nunca me faltaron buenas compañías, porque las personas están casadas de la gente de siempre que solo se queja, y como yo no me quejaba nunca de nada, porque siempre me repetía que mis miserias o mis carencias eran simplemente pasajeras pues de alguna manera me sentía tranquila, es como esas veces que tienes mucha hambre pero sabes que tienes dinero en la bolsa, y que saldrás del trabajo en un par de horas, así que la espera no resulta tan pesada como aquellas veces que no tienes nada y no sabes que vas a comer o si lo vas a hacer.

Como dije yo me sentía orgullosa de creer que la vida funcionaba de esa manera, y como toda persona orgullosa siempre que podía compartía con los demás mi visión del mundo, la forma en que creía que se movía la maquinaria del cosmos, hasta que alguien que pensaba parecido a mi me hizo ver lo equivocada que estaba, y a pesar de que por un tiempo me esforcé por ignorar sus palabras, la espera cada vez se hacía más larga, y cada vez me quedaba con menos argumentos que le dieran soporte a mis creencias y palabras, así que a final de cuentas tuve que aceptar aquellas palabras que me dijeron en el pasado como verdad, y es que ser positivos y esperar lo mejor es bueno, pero no sirve de nada si no acompañas esos pensamientos, esas palabras con acciones que les lleven a la realidad, porque de buenos deseos no vive nadie, porque los buenos deseos no te ponen un plato sobre la mesa.

Me di cuenta que incluso pensando en los extremos una persona que actuara para conseguir lo que quiere aun sin esperar casi nada tenía más posibilidades de conseguirlo que yo que tenía las mejores expectativas y me quedaba sentada, el universo no trabaja por nadie, y si quieres algo tienes que lanzarte a por ello, porque el tiempo no espera, porque la vida vuela y es horrible darse cuenta de tantos años que desperdiciaste por creer que tus buenas intenciones alcanzarían a las estrellas, si eres capaz de moverte, de emprender una acción tendrás mejores posibilidades de conseguir lo que buscas, y si eres capaz de acompañar esas acciones con una buena actitud tendrás la mayor parte de la batalla ganada desde un principio, pero nunca olvides que cada cosa que busques es una batalla.

Autor: Sunky