Pensaba que lo nuestro era indestructible, y fue por eso que me concentre en todo menos en ti, hasta que me di cuenta que te había descuidado tanto que te perdí.

0
569

No sé en qué momento me convencí de algo tan absurdo, no sé en que momento pude pensar que a pesar de todo nuestra flama no se extinguiría jamás, hay tantas personas buscando a alguien digno que les acompañe por el resto de sus vidas y aun así me di el lujo de hacerte a un lado después de haber sufrido tanto para poder encontrarte, y es que en ocasiones tenemos una sarta de estupideces en la cabeza que cuando te pones a reflexionar sobre ellas te das cuenta de lo tontas que son pero hasta entonces parecieran verdades absolutas, y aunque es verdad que el amor puede vencerlo todo, esto solo se cumple cuando el amor se fortalece cada día, cuando ambas partes trabajan juntas para mantenerlo fuerte, cuando el amor tiene sentido porque se ve y se siente en todo lo que se dice y hace.

Pero cuando el amor pasa a ser solo una palabra para saludar a alguien por la mañana o al llegar en la noche comienza a debilitarse, el amor no es fuerte por naturaleza propia, de hecho es tan frágil como lo puede ser una persona, pero es más complicado porque es algo que es soportado por las emociones y comunicaciones que existen entre dos personas, y si ya es complicado a veces entenderse a una misma, congeniar con alguien más puede parecer más un milagro que el fruto de una buena comunicación, aún así cuando el amor se alimenta y es reciproco puede ser el motor que mueva a las personas hacia adelante aún cuando de haber estado solos cada uno por su lado se hubieran quedado inmóviles y llorando, porque es curioso como algunas veces podemos hacer más cuando se trata de alguien que amamos que por nosotros mismos.

Pero yo como muchas personas siempre estoy buscando nuevas metas que alcanzar, soy una luchadora indomable y lo sabes, me encanta ir en busca de mis sueños y procuro no distraerme mientras trato de alcanzarlas, pero mi problema fue que confundí el amor con las demás metas de la vida y pensé que una vez alcanzado ya era mío para siempre, y por eso deje de cuidarle, deje de mimarle, de prestarle atención y le dejé morir, no fue porque no lo apreciara, ni porque hubiera dejado de quererte o porque te hubiera restado importancia, fue simplemente porque creía que también estarías ocupado buscando tus propios proyectos y no me di cuenta de la situación de abandono en la que te estaba poniendo.

No tengo excusas ahora que has decidido marcharte, ni derecho de réplica, tampoco tengo derecho de pedirte una nueva oportunidad, porque aunque te juro que he aprendido sobre este terrible error que cometí contigo sé que he perdido toda mi credibilidad, estoy consciente de que fui yo con mis descuidos quien de alguna manera te arrojo a los brazos de otra mujer, y es que aunque trate de convencerme a mi misma que estaba esmerada en alcanzar aquellas metas que en su momento parecían más importantes que pasar el tiempo a tu lado para que estuviéramos mejor los dos, la verdad es que fui egoísta por completo y aunque aquello hubiera podido representar una mejora en nuestra calidad de vida, la verdad es que lo hacia más por mi que por los dos, fue un momento el que me distraje y deje de mirarte, pero seguro que para ti fue una eternidad, por eso no tengo derecho a pedirte que te quedes o que me des otra oportunidad, y he de aceptar mi castigo de vivir sin ti por no haberte sabido cuidar.

Autor: Sunky