Si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño.

0
484

No esperaba que fueras un hombre perfecto, ni siquiera que siempre actuaras bien, solo esperaba alguien capaz de escucharme cuando tuviera problemas, solo quería un hombro en el cual poder recargarme cuando las fuerzas se me agotarán, alguien que me dijera “estoy aquí” cuando los demás se hubieran ido, no quería que fueras la solución a mis problemas, pero al menos esperaba que no fueras parte de ellos, o que no los agrandaras más, créeme no esperaba de ti una solución a nada en mi vida, solo quería alguien que me acompañara mientras yo misma solucionaba lo que la vida me pusiera en frente.

No pienso que alguien pueda ni deba ser capaz de eliminar los problemas de nadie, porque es precisamente de los problemas de donde aprendemos y mejoramos, son aquellas pruebas que nos hacen crecer, que nos ayudan a desarrollar nuestro carácter, y cuando somos capaces de superarlos por nuestros propios medios no sentimos más fuertes, aumenta nuestra confianza en nosotros mismos, en nuestra toma de decisiones, y nos sentimos más seguros la próxima vez que un reto llegue a nuestra puerta, porque en la medida que has sido capaz de superar tus problemas anteriores tendrás más tranquilidad cuando llegue alguno nuevo por más complicado que parezca, es por eso que creo que tener alguien que te resuelva la vida puede resultar en algo más perjudicial que positivo, porque la ausencia de esta persona en un futuro derivaría en la imposibilidad de seguir adelante.

Sé que siempre habrá un reto que superar, sé que los problemas nunca van a terminar por completo, y que aunque lleguen momentos de nuestra vida en los que no tengamos preocupaciones importantes, en cualquier momento puede llegar algo nuevo que resolver, por eso la educación de nuestros padres es tan importante, por eso es más importante que nos enseñen a salir adelante a que nos cumplan todos nuestros caprichos o deseos, y aunque estoy consciente de que los problemas siempre llegarán en algún momento, y que yo misma he de resolverlos, al menos espero de mi pareja que no me traiga los suyos para que yo los resuelva, quiero tener a alguien capaz de valerse por si mismo así como yo soy capaz de hacerlo, y no es que no tenga intención o ganas de ayudarle, sino porque sé lo importante que es ser capaz de resolver por uno mismo sus propios problemas.

No tengo ningún problema con darte fortaleza, con aconsejarte si lo crees necesario, con acompañarte durante esos momentos difíciles e incluso ayudarte a levantarte cuando te has caído, pero no quiero a alguien que me haga daño, no quiero a alguien que crea que es mi obligación resolverle la vida, porque yo no busco a alguien para que me la resuelva, ni quiero ser la solución de la vida de nadie, quiero a alguien que este a mi altura, alguien que me acompañe, alguien con quien disfrutar y compartir los buenos momentos, no me interesa alguien que solo me complique más la vida, o su existencia en la mía sea solo para hacerme daño, no eres en pocas palabras el hombre que estaba buscando.

Autor: Sunky