A veces tenemos que aceptar que ciertas personas entran a tu vida como una felicidad temporal.

0
845

Recién estaba acostumbrándome a tu forma de ser, y aunque el amor ya estaba presente entre nosotros, creo que teníamos el potencial para haber sido una historia inolvidable, incluso creo que pudimos terminar viviendo juntos y felices, pero no fue así como se dieron las cosas, y por decisiones propias o por azares del destino nos tocó decir adiós. No sé si es preferible terminar cuando las cosas están así de bien, o es mejor esperar a que la última braza se apague, porque muchas veces me he quejado por haber esperado demasiado por un amor que no volvería a ser lo mismo jamás, pero en esta ocasión siento que me falto tiempo para compartir contigo, creo que aún había muchas sonrisas que pudimos haber compartido.

Este adiós me deja un sin sabor que no me gusta, me deja muchos besos por dar, muchos abrazos en el aire, muchas cosas que contar, este adiós me deja sintiendo un vacío y una impotencia de no saber que tan lejos pudimos llegar, y aunque es verdad que vivimos cosas hermosas juntos, que no debería quejarme, y que en definitiva no tengo arrepentimientos de haberte conocido, aún así hay un reproche en mi pecho que no me puedo sacar, un reproche que me dice que aún no era el momento de decir adiós, un reproche de mi misma por que quizás estuve frente al amor de mi vida y no lo supe mantener conmigo, pero a pesar de todo, sigo creyendo que el amor debe de ser libre en todos los sentidos, siento que si te hubiera presionado para que te quedaras más allá de tus deseos, lo nuestro pudo haber tenido un horrible final.

Quizás debería de fijarme sobre todo lo bueno que tuvimos, en aquellas sonrisas que compartimos, aquellos momentos en los que nos amamos, en aquellas conversaciones a la luz de las estrellas, donde nuestros corazones se comunicaban directamente, en aquellas miradas que en las que nos perdíamos en el tiempo, donde podíamos decirlo todo sin tener que mover los labios, en aquellas mañanas en las que amanecimos juntos, sintiendo el calor de tu cuerpo, en aquellos momentos en los que nos abrazamos y nos apoyamos en los malos momentos, quizás debería de agradecer por todos esos bellos momentos que compartimos juntos, y por este adiós en el que te vas y no me dejas una razón para recordarte mal, por esta historia que termina sin un final feliz, pero que tampoco lo hace en tragedia.

Quizás debería de estar feliz de que la vida no me diera la oportunidad de odiarte, o de decepcionarme de ti, quizás debería de entender que hay amores que nacen para brillar siempre y otros que solo lo hacen por un momento, que ninguno es mejor que otro, si no que simplemente son distintos, y aunque me duela decirte adiós tengo en claro que me dio gusto haberte conocido, y aunque nuestra historia estaba condenada a terminar con nuestros caminos separándose aún cuando las emociones no se habían apagado ni mucho menos, aun así volvería a vivirla, porque de ti aprendí bastantes cosas importantes, y aun que ahora me duele mucho que tengas que marcharte no me arrepiento de haberte conocido, no me arrepiento de haberme enamorado de ti, porque es mejor haber amado un solo momento en la vida que nunca haberlo hecho, de eso estoy segura, y si el amor se parece a las estrellas, el nuestro fue una fugaz, que no es menos bella que las otras solo por haber vivido solo por un instante.

Autor: Sunky