Hay personas que se van, y cuando vuelven ya no caben en nuestras vidas.

0
1329

Todos tenemos prioridades, y estoy consciente de que no soy nadie para decirte que debe de ser para ti lo más importante, sin embargo, si tu decides irte en busca de tus sueños yo no puedo garantizarte nada de regreso, porque soy de las que piensan que amor de lejos es de pendejos, si decides irte diremos adiós los dos, con la esperanza puesta en volver a vernos, pero sin convertirlo en una promesa, porque así como yo no puedo decirte que debería de ser más importante para ti, tampoco tu puedes negarme el derecho de creer que para mi pareja yo debería de estar en la cima de sus prioridades, ambos tenemos derecho de pensar de la manera en la que lo hacemos, y no se puede decir que uno de los dos tenga la razón y el otro no, quizás cada uno buscamos de alguna forma un camino que ha de separarnos y eso no nos convierte en malas personas, solo en dos incompatibles.

Quizás sea el caso que después de haber resuelto tus asuntos vuelvas y yo no me haya encontrado a nadie mejor que merezca ocupar tu lugar, quizás podamos retomar lo nuestro ya pasados unos años, pero también existe la posibilidad de que tu encuentres por tu parte alguien que te haga sentir mejor que yo, alguien que se adapte más a tus necesidades y que brille a tu lado de tal forma que te enamores de ella, y por lo mismo insisto en que no deberíamos de separarnos con la promesa de volver a estar juntos cuando vuelvas, porque podríamos incluso jurar que hoy nos queremos, pero nadie puede afirmar lo que pueda pasar mañana, y más estando a una distancia donde no nos alcancen los besos y los abrazos del otro, en situaciones donde posiblemente deseemos un poco de calor humano que nos haga sentir que no estamos solos, y ya siendo difícil el momento que estamos pasando tengamos el peso de una relación que nos obliga a mantener una promesa que ha dejado de ser bella para convertirse en algo pesado.

Quizás sea el caso de que yo sea quien encuentre a alguien en mi camino, alguien que sea capaz de ofrecerme el lugar que creo que me merezco, y de ser ese el caso me gustaría sentirme libre de poder conocerlo y amarlo, sin la sensación de que te estoy traicionando, porque el tiempo pasa rápido con la compañía correcta, pero cuando las cosas no van bien suele ir demasiado lento, y esa espera de volver a vernos podría convertirse en una eternidad que atormente a alguno de los dos, por eso insisto en que no quero que sigamos siendo nada si es que decides irte como lo vienes diciendo, quiero sentirme libre de conocer a quien yo quiera y quiero que tú también estés libre de amar a quien tengas cerca, quiero que me compares a fin de cuentas y que llegues a la conclusión de si en verdad valía o no la pena, quiero que seamos libres para hacer lo que queramos, y si a fin de cuentas decidirnos que lo que realmente queremos es volver a estar juntos entonces hacerlo sin remordimientos.

Pero quiero que tengas en mente que es posible que a tu regreso ya no tengas un espacio en mi vida, quiero que sepas que no puedes ponerle pausa a nuestras vidas en lo que vas a buscar tus sueños, quiero que seas consciente de que quizás aquello que buscas vale menos de lo que estas perdiendo, quiero que lo sepas antes de marcharte, y que lo pienses bien, porque no me gustaría que tuvieras razones para hacerme reproches y que al volver te molestes si encuentras a alguien que ha ocupado tu lugar, si te vas lo harás siendo solamente amigos, ya no tendremos una relación cuando estemos lejos, y por lo mismo ninguno de los dos estará en la situación de poder reclamarle nada al otro.

Autor: Sunky