Lo que la vida te quita, Dios te lo repone y te da más.

0
2360

Algunas personas me preguntan por qué no me clavo tanto con mis ex relaciones, como es que aparentemente me cuesta poco superarles y seguir con mi vida, debo de decir que es inevitable el estar triste por un tiempo cuando las cosas no te salen bien, más aún si no veías venir ese problema que termino siendo el causal de perder a alguien, incluso cuesta más aún recuperarse de aquellas relaciones que terminan de forma abrupta, y sin siquiera sospecharlo, y tampoco sin respuestas te ves obligada a encarar una realidad sin aquella persona con la que ya habías compartido tantos sueños, tantos proyectos, tanto cariño.

Debo decir que no soy inmune a la tristeza de una relación que no funciono, y que si me toma algo de tiempo retomar mi camino, y creo que esto es natural, no se puede seguir avanzando en el sentido que tenias con una pareja específica, debes de tomarte tu tiempo de reflexionar y volver a tomar la brújula de tu corazón para saber hacia donde debes de dirigirte esta vez, debes de purgar todos aquellos proyectos que nacieron de la necesidad de una pareja que ahora ya no te acompaña, pero sobre todo debes de aceptar que esa persona no volverá, y es que si puedo decir que hay un mal habito que te incapacita para poder dejar atrás a una persona que ya no esta es el seguirle pensando y sobre todo el considerar si quiera la posibilidad de que volverá.

No obstante hay actitud que me ha servido de mucho para poder olvidar más rápido que antes, y esa es el darlo todo siempre en cualquier relación en la que estoy, parece contradictorio pero no lo es, muchos pensarán que al darlo todo cuesta más trabajo deslindarse de las emociones que nacieron de esa entrega absoluta, pero en mi experiencia es todo lo contrario, ya que cuando una relación termina tendemos a querer encontrar las respuestas del porqué, y cuando somos incapaces de definir esas respuestas comenzamos a inventarnos alguna que nos convenza, en lo personal yo solía pensar que pudo haber sido culpa mía, quizás algo que hice mal, o algo que no hice, algo que dije, o algo que callé, la incertidumbre siempre será mucho peor que la respuesta, y al final al darle tantas vueltas en la cabeza terminas haciendo lo menos recomendable para olvidar a esa persona y eso es seguir pensando en ella.

Pero así somos las mujeres, siempre querremos una respuesta, y si somos incapaces de obtenerla directamente entonces definiremos una en la que probablemente tengamos más culpa de la que en verdad teníamos, es por eso que al entregarlo todo siempre podrás tener la certeza de que no fue cosa tuya, y que si lo fue nada más podías hacer, por lo tanto es fácil llegar a la conclusión de que o fue la culpa de tu pareja o simplemente no eran el uno para el otro, el tener esa certeza te libera el corazón, el alejarte de toda culpabilidad es un ungüento refrescante que te ayudara a olvidar, porque no tendrás razones para seguir pensando en quien ya no está, solamente levantaras los pedacitos de tu corazón y volverás a mirar hacia el futuro, porque ya no quedó nada atrás a lo que valga la pena seguirle dedicando tiempo, así que si me preguntan cual es mi secreto, puedo decirles que no existe un secreto, lo único que hago es siempre dar lo mejor que tengo y así evitar posibles futuros remordimientos y quebraderos de cabeza.

Autor: Sunky