Sonríe y demuestra que eres más fuerte que tus problemas.

0
1146

Las personas somos capaces de sentir miles de cosas distintas, y algunos sentimientos están fuertemente arraigados a ciertas circunstancias, por lo tanto es poco común encontrar a alguien demostrando una emoción ajena a lo que se supone que debería de estar sintiendo, y cuando vemos a alguien haciendo esto pensamos que esta actuando, o que esta tratando de engañarnos, pensamos que se esta mintiendo a si misma, o incluso que ha perdido la cabeza, tachamos de locos a todos aquellos que se comportan de una manera distinta a la que pensamos que sería la más natural, aun cuando esa naturalidad no sea lo que más nos convenga, aún así nos aferramos a tratar de actuar de forma coherente con los demás.

 

No obstante en lo personal estoy cansada de las emociones tristes, y más porque fui presa de una depresión que casi me mata, pues cuando estas demasiado triste todo deja de importar, y los cuidados con uno mismo son lo primero en desaparecer, yo lleve mi tristeza en su tiempo demasiado lejos, a tal grado que mi cuerpo quedo demasiado débil y estuve en riesgo inminente por mucho tiempo, aprendí pues a temerle a la tristeza, y también aprendí que muchas veces exageramos en que tan tristes nos permitimos estar y sobre todo por cuanto tiempo permanecemos así, viendo en retrospectiva mi aquello que me ocasiono esa tristeza era mucho menos mal que el que me cause por tanto tiempo de descuidos hacia mí.

Muchas veces pensamos que mientras más capacidad tenemos de sentir tristeza mejores personas seremos, porque somos más “sensibles” y al mismo tiempo más “humanos”, pero la humanidad es capaz de representarse las cosas de forma distinta si se lo propone, y no siempre la manera más natural de actuar resulta ser la más adecuada, hay ocasiones en las que ir en contra de lo que se supone deberías de hacer puede llegar a ser la salvación de tu alma, y es por eso que ya no quiero estar más triste, y si llego a estarlo procuro que sea por un periodo de tiempo muy corto, lo más corto posible, porque muchas veces la tristeza en si termina haciéndote más daño que aquello que te puso triste.

Pareciera que con el pasar de los años solo logramos degradarnos, y perder muchas cosas en el camino, pero hay algo que pocas personas valoran y que sin embargo hace que valga la pena todo lo vivido, algo de lo que siempre vamos a tener más, y ese algo es la experiencia pues es ella la que nos ha enseñado que después de que obscurece el cielo, siempre vuelve a salir el sol, que por muy fuertes que sean los problemas siempre con la ayuda de Dios terminamos superándolos, y es precisamente esa experiencia la que me da el valor para sonreír a pesar de que debería de estar llorando, sin embargo, decido sonreír porque me gusta más estar alegre a pesar de todo, y porque sé que lo que así como he superado muchos otros problemas, de la misma forma terminare superando esta prueba que tengo frente a mí.

Autor: Sunky