Se suponía que nos amaríamos por siempre, y lo nuestro duró lo que un suspiro.

0
1010

Cuanto cinismo es tuyo que poco te importo lo que prometiste, rompiste con lo nuestro sin un ápice de tristeza, sin pensar más que en ti decidiste por los dos y le pusiste punto final a una historia que apenas acababa de comenzar, mientras yo por mi cuenta no daba crédito a lo que estaba escuchando, pasaban las oraciones tuyas y tus estúpidos “motivos”, y yo seguía esperando a que dijeras que estabas bromeando, porque sinceramente no lo vi venir, y aunque sé que siempre existe la posibilidad de que las relaciones terminen no estaba preparada para que terminara la nuestra sin un motivo real o aparente, por eso me tomaste con la guardia baja y no pude defenderme, tu golpe llego directo a mi corazón y yo me quede inerte sin poder reaccionar hasta que el daño ya estaba hecho, hasta que ya estaba yacida en el suelo, llorando frenéticamente por una ilusión que desapareció así de repente así sin avisar hasta que ya todo había terminado.

Sinceramente no tenía claro cuánto nos iba a durar el gusto de estar juntos, pues algunas veces las cosas simplemente comienzan a ir mal y aunque las ganas de seguir juntos sigan vivas algunas veces es mejor decir adiós, cuando las dos personas se dan cuenta de lo incompatibles que son, y en el fondo no me molesta que todo termine, me molesta descubrir que todo lo que dijiste fue un engaño, me molesta saber que todo lo que pronunciaron tus labios fueron mentiras que se me incrustaron como clavos, y me molesta haberte creido sin dudar, me molesta que me engañaras de una manera tan vil, pero me molesta más que te la puse fácil, y es que sé que si se quiere ganar se debe de arriesgar, pero debería esperarme un poco para poner mi apuesta y contigo fui demasiado descuidada simplemente porque te quería creer con todas las fuerzas de mi corazón.

Imagino que a pesar de todo fue lo mejor, si lo nuestro habría de terminar, quizás lo mejor es que fuera lo más rápido posible, porque si hubiéramos permanecido por más tiempo quizás me hubieras engañado diciendo que algo no funcionó bien entre los dos, e inevitablemente me hubiera sentido culpable, me hubiera pasado las noches cuestionándome “¿Qué fue lo que hice mal?”, sin embargo, el hecho de que te fueras tan rápido no me deja la menor duda de que todas las cosas que me dijiste fueron simplemente mentiras para engatusarme y dejarme más tarde, y lo más probable es que te encontraras con una mejor opción para engañar, viéndolo desde esa óptica quizás no sea tan malo que las cosas terminaran así de rápido, pero en ese caso aún mejor hubiera sido nunca haberte conocido y así evitarme la pena de haberme sentido engañada.

Sé muy bien que las personas como tú no se tientan el corazón para engañar a las personas con tal de obtener un poco de diversión, pero hay cosas con las que no se debería de jugar, y tú fuiste demasiado lejos con tus engaños, y aunque ahora mismo puedas sentirte como todo un conquistador nada de mérito tiene lo que has logrado, porque para mentir no se necesita mucha cabeza solo se necesita no tener corazón, solo se necesita una sangre tan helada como para que no te importe el hacerle daño a los demás, eso es lo único especial que tienes y ni siquiera es bueno, pero debo decirte que estas cometiendo un error, porque aunque creas que la partida esta de tu lado, aunque creas que has salido ileso y que puedes seguir jugando con los sentimientos de los demás te has olvidado que existe un karma que en algún día llegará y te cobrará todo el daño que me has hecho a mí y a todas las demás.

Autor: Sunky