Llegue al mundo sin nada, me iré sin nada… Solo se irán conmigo las buenas obras y las malas. Todo lo demás fue PRESTADO.

0
815

Estamos inmersos en este mundo tan materialista que muchas veces no podemos evitar ser arrastrados por ese caudal de consumismo que nos llega por todos lados, desde las revistas, la tv y la radio, estamos siendo bombardeados noche y día por ideas ajenas que nos hacen “sentir que necesitamos algo para ser felices”, algunas veces esta locura llega tan lejos que dejamos de lado aquellas personas o situaciones que en verdad nos pueden hacer felices o cambiarnos la vida para mejor, solo para enfocarnos en ganar unos cuantos centavos más para el fin de semana, y cada día son más las personas que a pesar de conseguir alcanzar sus metas se sienten vacíos y sin nada y se preguntan porque no pueden ser felices a pesar de tener aquello que tantas otras personas desean, y la respuesta es que las metas estuvieron originalmente equivocadas.

No deberíamos de enajenarnos mucho buscando aquello que otra persona nos pueda quitar o robar, no deberíamos dedicarle tanto tiempo a aquellas cosas que no podremos llevarnos al morir, deberíamos entender que polvo somos y en polvo nos convertiremos una vez más y que todo aquello que decimos que “ahora es nuestro” solamente es un préstamo temporal, en realidad nada nos pertenece, solamente somos dueños de nuestros actos y pensamientos, solo podemos trascender en los corazones ajenos y será ese nuestro legado: Los recuerdos de aquellos que no nos hayan olvidado ya sea por nuestros actos buenos o malos, eso es lo único que importa, los bienes materiales después de muerto pueden llegar a convertirse incluso en una herencia de problemas.

Mientras más dinero tienes menos sabrás quienes de los que te rodean en realidad están contigo porque te quieren y quienes solo lo hacen por conveniencia, es por eso que yo pienso que siempre será bueno tener lo suficiente para vivir con tranquilidad y de  ahí en más mis esfuerzos siempre serán para alcanzar aquello intangible que la mayoría desprecia, mis esfuerzos serán para tocar aquellos corazones de las personas que me rodean, y hacer que en la medida de mis posibilidades su vida sea mejor por el simple hecho de tenerme en ella, no de forma egocéntrica, quizás solo sea capaz de lograr arrancarles una sonrisa del rostro de vez en cuando, pero siempre será mejor eso que alguien que pasa desapercibido de los problemas y las realidades de los otros que le rodean.

No pretendo ser una santa ni mucho menos, solo quiero dejar por sentado que para mi lo que es realmente más importante es aquello que no puede contarse, que no puede tocarse, que no puede almacenarse para después gastarse, para mi lo más importante es finalmente el tiempo de calidad que le dedicas a los que te quieren y te dejan entrar en sus vidas, para mi todo de todo lo demás únicamente tomaré lo necesario, que se peleen por enriquecerse aquellos que no han podido encontrarle un sentido a sus vidas y que buscan en vano encontrarlo en los puñados de billetes guardados en el banco, yo he entendido que la vida es demasiado corta para preocuparse demasiado por el dinero y las cosas materiales, y prefiero dejar de herencia a quienes me acompañaron hermosos recuerdos del pasado, y a mis hijos una buena educación y modales.

Autor: Sunky