Bendito el que trabaja en lo que le gusta y hace el amor a la persona que ama.

0
920

“No eres el auto que manejas, ni la ropa que usas, ni lo que traes en tu cartera, lo que importa es quién eres en el corazón, no lo que tienes en la mano”, todos lo sabemos, o al menos lo hemos escuchado, ¿pero cuántas personas en realidad lo creemos?, ¿Cuántos en realidad nos apartamos de aquello que solo sirve para que nos den una palmada en la espalda y nos digan qué bien lo hemos hecho?, ¿Cuántos en verdad centramos todas nuestras fuerzas en buscar hacer aquello que en realidad disfrutamos incluso si es mal visto o mal pagado?, y es que al final ¿Para que sirve tanto dinero si por más que tengas con él no puedes comprar la felicidad?, ¿Para que acuñar tantos bienes si todos nos terminaremos muriendo y nada de eso nos llevaremos?

Y es que nos hemos convertido en unos expertos en no hablar a quien queremos hablar. En disimular lo que deseamos, en ignorar a quien nos encanta, en no hacerle caso a quienes de verdad nos aman y nos lo demuestran con hechos, simplemente porque pensamos que hay que buscar conseguir lo que no tenemos, y damos por hecho que las personas que nos quieren lo harán por siempre, que siempre podremos regresar a ellas en caso de que no nos quede de otra, y hacemos estas y muchas otras tonterías solo por no quedar mal, por no parecer frágiles. En eso somos todos unos expertos.

Somos expertos en alejarnos de nuestra propia felicidad en boicotear nuestros sueños, en alejarnos de lo que aquello que tiene el potencial de hacernos felices, y muchos terminamos estudiando algo que no nos gusta, y después trabajamos en ello, porque nuestro único fin era ganar bien, conseguir dinero, para que nos digan que somos alguien de bien, que somos prósperos, y que por consiguiente seremos buenos padres, porque les heredaremos aquello que nos matamos literalmente por conseguir, y al darle todo a nuestros hijos les convertiremos a su vez personas como nosotros, personas enfocadas solamente en lo superficial, les haremos partícipes de nuestro propio error, de ese círculo vicioso que domina a la humanidad.

No cometas el mismo error que muchos cometemos, piensa bien lo que realmente quieres, no “lo que los demás piensan que deberías querer”, aléjate de los comportamientos “políticamente correctos”, y no defiendas esa manera de pensar, siempre dale valor a tus propias ideas y con respeto di lo que en verdad piensas, busca estar con las personas que te gustan, que no te importe lo que digan los demás, ellos tienen su propia vida, y la tuya no es igual, trabaja en aquello que disfrutas hacer y nunca trabajaras en realidad, comparte tu tiempo solo con las personas con las que disfrutas estar, porque lo único que te llevarás cuando te vayas serán los recuerdos de lo que hiciste, y el mejor legado que puedes dejar no son montañas de dinero, sino una marca positiva, fuerte e indeleble en el corazón de los demás.

Autor: Sunky