El mundo esta lleno de gente que quiere recoger frutos de árboles que nunca sembraron.

0
206

Seguimos recorriendo este camino juntos, más por obsesión que por amor, más por costumbre, más por temor, más por no tener que enfrentarnos nuevamente a lo desconocido que muy posiblemente podría ser mejor, seguimos aferrándonos a tomarnos de la mano aun cuando ya no se siente el calor, seguimos pensando que todo ira mejor, cuando la historia nos ha enseñado que solo sabemos ir a peor, y aún así tratamos de convencernos de que estamos haciendo lo correcto al aferrarnos a este sentimiento que yace solo como un espejismo más, yace en lo más profundo de nuestros recuerdos felices y estos son tan lejanos que comienzan a sentirse ajenos, comienzan a sentirse como mentiras piadosas que nos contamos para tener una razón de seguir adelante juntos.

Quizás el problema no sea nuestro a final de cuentas, quizás hemos sido contaminados por este mundo egoísta que nos enseño desde el comienzo que solo importa velar por nuestra propia felicidad, que nos enseño a voltear la mirada ante las necesidades y las dolencias de los demás, este mundo torcido donde todos nos hacemos llamar humanos pero que sin embargo carece de humanidad, tan ilógico como un rió sin agua, tan vacío como una eternidad al lado de alguien a quien no se ama, pero quizás el problema sea que nunca aprendimos a amar, quizás sea culpa nuestra por encerrarnos en nuestra burbuja de felicidad sin importarnos las muertes, la tristeza, las carencias que aquejaban a los demás.

Quizás este sea nuestro karma, quizás este sea el peso de nuestros pecados que ahora nos reclaman por habernos quedado de brazos cruzados, porque parece que lo tenemos todo, todo aquello que cualquiera pudiera soñar, pero en el fondo nos sentimos tan vacíos que ni siquiera podemos llorar, y no es que haya cerrado mi corazón, no es que este intentando conscientemente no sentir nada por ti, porque incluso creo que en los momentos que añoramos tanto en aquellos días tan llenos de luz cuando recién nos conocimos y nos enamoramos, quizás fue solo en ese instante en el que supimos amar, pero en cuanto las cosas entre nosotros se volvieron “normales”, en cuanto la aventura se convirtió en un día más parece que todo se apagó en mi corazón.

No creo que sea la única que se sienta así, creo que lo mismo te esta pasando, y creo que no hay forma de volver atrás, sin embargo no creo que sea culpa tuya o mía al final, creo que si somos culpables lo fuimos hace mucho tiempo cuando nos protegimos para que no nos hiciera daño lo que les pasaba a los demás, y ahora somos tan egoístas, que nos cuesta trabajo realmente alegrarnos por el otro cuando no estamos involucrados en esa felicidad, quizás no haya razones para seguir adelante, y al mismo tiempo no haya razones para dejarnos, porque lo que nos pasa ahora mismo nos terminará pasando con alguien más, somos nosotros los que con una vida completa nunca aprendimos a amar, y ahora solo podemos seguir existiendo en esta vida que no tiene color, en la que lo tenemos todo y al mismo tiempo no tenemos nada que nos haga sonreír y es que intentamos recoger los frutos del árbol que nunca sembramos.

Autor: Sunky