Ya no me enojo, solo miro, pienso y me alejo si es necesario

0
439

A fuerza de tener que lidiar con situaciones complicadas, aprendemos a tomar distancia emocional, a gestionar nuestro malestar y a pensar antes de tomar una determinación. Como con todo, para aprender esto es necesario tiempo y experiencia. Mucha experiencia.

Así, podríamos decir que la distancia emocional es un código no escrito que nos permite ver y sentir las cosas de otra manera. De esta forma, damos tiempo para que emociones como el enfado pierdan fuerza y podamos dar paso a los sentimientos. Así, una vez calmados comprendemos con más claridad qué pensamos en realidad y cómo queremos actuar.

Es decir, que hacer esto nos sirve para manejar mejor nuestras emociones. De este modo, conseguimos más coherencia entre nuestras opiniones y nuestras acciones. Actuar de este modo, nos proporcionará mucha más libertad a la hora de decir algo que no sentimos o hacer algo de lo que nos podamos arrepentir. Cuando somos nosotros quienes dominamos nuestras emociones y no ellas a nosotros, habremos dado un gran paso en nuestra libertad mental.

¿Qué necesitamos para tomar distancia emocional?

Ahora bien, ¿cómo podemos tomar distancia emocional? Esta respuesta no tiene una receta mágica, pues depende de muchos factores personales y circunstanciales, así como de relación.

Hay personas a las que llevamos dentro hasta la raíz. En este caso, distanciarse de las emociones que nos genera el estar con ellos es, sin duda, una de las tareas más complicadas que tenemos que llevar a cabo. A la hora de rearmar el puzzle que nos permite comprender qué es lo que sucede deberemos aquietar la mente y observar.

No obstante y aunque no tenemos la receta que nos conduce a toma de distancia emocional de la manera ideal, sí que podemos destacar la mayor parte de ingredientes que nos hacen falta para lograr alejarnos emocionalmente de aquello que cuesta manejar.

Como ya hemos comentado, es indispensable que nos demos tiempo para conseguir templar nuestras emociones. Pongamos como ejemplo para ilustrar esta cuestión los tres colores de un semáforo: rojo, ámbar y verde.

Ante una afrenta probablemente se ilumine en ámbar para luego pasar al rojo. Es decir, cuando por ejemplo estamos invadidos por el enfado, por la tristeza, por la alegría o por cualquier otra emoción, nuestro semáforo está en rojo y, por lo tanto no debemos tomar decisiones.

Con el semáforo en rojo debemos frenar nuestra reacción emocional y tomarnos un tiempo para lograr mantener un control sobre lo que pensamos, sentimos o hacemos.

Evita tomar decisiones «en caliente»

Observa, mira y aléjate si es necesario, pero no tomes decisiones permanentes sobre emociones temporales. Aunque tengas ganas de decirle cuatro cosas a esa persona o de gritar y marcharte para siempre. Date tiempo para que tus emociones se calmen. Sal a darte un paseo, ponte a colorear o deja pasar unos días antes de hablar o ver a una persona que te ha enojado o que te ha entristecido.

Cuando el tiempo pasa simplemente ciertas cosas dejan de tener importancia. Con los días, algunos detalles que nos angustiaban, pasan a ser nimiedades que relativizamos y aceptamos como propias de las circunstancias. Actuar cuando la ira se apodera de nosotros nos puede llevar por un camino de lo más errado. Solemos perder la capacidad de razonar y podemos acabar diciendo palabras que hieren más que el disparo de una bala.

Gracias al tiempo nos alejamos y dejamos de comprometernos con la intensidad emocional que generan las decepciones, las expectativas, las traiciones, etc. Lograr no ser controlados por nuestras emociones es posible y como toda habilidad se aprende con la práctica. Así pues, cada vez que notes que la rabia se apodera de ti, intenta permanecer en calma. Si es necesario, huye y deja que pase el tiempo, pero intenta no actuar bajo los efectos de la ira porque las consecuencias pueden ser peor de lo que podrías imaginar.

La brújula interna, un gran beneficio de poner en práctica la distancia emocional

Una vez que logramos poner distancia emocional ante lo sucedido, podremos escuchar a esa brújula interna que nos genera sensaciones sobre lo que está bien y lo que está mal. Estas intuiciones muchas veces son acertadas puesto que se basan en nuestros sentimientos, mucho más duraderos que nuestras emociones.

Entonces las decisiones que tomemos respecto a los demás y a lo que nos ha sucedido serán mucho más acertadas o más bien acordes con aquello que pensamos y sentimos.  Aquí podremos saber qué nos merece atención y qué queremos ignorar, fomentando que nos sintamos mejor y no suframos tanto por aquello que no podemos controlar.

En resumen, es muy importante que ante situaciones complicadas o con demasiada carga e intensidad tomemos distancia emocional, pues lograremos que los aspectos más pasajeros de nuestras emociones no nos entorpezcan y no hagan que nos arrepintamos de actuar de una u otra manera.

Vía: lamenteesmaravillosa