Cuando una persona te decepciona, aunque la perdones ya nada vuelve a ser como antes.

0
11120

Es común que las personas hablen al inicio de una relación sobre aquellas cosas que son relevantes, aquello que es lo más importante, aquello que te gusto y aquello que no, y una de esas muchas charlas que se suelen tener cuando se está conociendo a alguien es preguntarse cuál sería la mayor ofensa posible que el otro podría hacerte, ¿recuerdas esa charla que tuvimos aquel día?

Yo la recuerdo perfectamente, recuerdo que ambos dijimos que podríamos dejar pasar cualquier cosa a excepción meterse con alguien más, coincidimos en que la infidelidad era completamente innecesaria ya que estábamos juntos por convicción y no por obligación y que aquello que jamás seríamos capaces de perdonar sería precisamente una infidelidad.

Ambos juramos que jamás seríamos infieles, que primero nos hablaríamos de frente cuando el amor terminará y que nos despediríamos para comenzar con la frente en alto aquella nueva relación que nos había cautivado, eso dijimos, y aun así, terminaste haciendo aquello que juraste que nunca me harías, y lo peor de todo fue que aquellos argumentos bajo los cuales trataste de justificarte eran tan absurdos como tu petición de que te perdonara, absurdos porque ambos prometimos no hacerlo y tampoco perdonarlo y sin embargo, tuviste el descaro de pedirme perdón.

Francamente no tenía intención de perdonarte aquella ofensa tan grande, que rayaba en la burla misma hacia mí y aquello que nuestra relación significaba, pero apelaste a los sueños que tenías juntos, a la familia que habíamos forjado, a los problemas que nuestros hijos vivirían de separarnos, y fue un poco de esos pensamientos y de verte sinceramente arrepentido lo que me llevo a la dolorosa decisión de perdonarte a pesar de todo, pero no tienes idea de lo mucho que me costó, de lo mucho que me dolió y que me sigue doliendo, cada día tengo que cargar con eso y no es fácil.

Así que no me pidas cosas completamente irracionales, ya tengo demasiado con haberte perdonado aquella ofensa tan grande que me hiciste, algo que estoy segura de que tu jamás me hubieras dejado pasar, no puedo ser hipócrita, estoy dando todo lo que tengo para que esto no termine aquí, pero tampoco quieras exigirme más allá de lo humanamente posible.

A pesar de que he decidido perdonarte, esa es una decisión que mi mente a ha tomado, pero mi corazón sigue herido y no pueden ser las cosas como antes, no puede ser como si nunca hubiera pasado, porque en realidad paso y fue horrible, solo espero que con el tiempo puedas ganarte de nuevo toda mi confianza y que este esfuerzo sobre humano que hago por mantenerte cerca tenga una repercusión positiva en nuestras vidas.

Autor: Chivy