El mejor maestro es el tiempo, sin necesidad de que le hagas preguntas, te da las mejores respuestas.

0
3156

Mi corazón se rompió nuevamente, sin avisos, sin consideraciones, la ultima muestra de cariño que me mostraste fue un “adiós, lo nuestro no va a funcionar”, no hubo lagrimas ni ruegos que te detuvieran, tenías claro que yo no te acompañaría más en tu camino y te fuiste dejándome innumerables preguntas sin respuesta, no sabía a quien culpar, no sabía a quien reclamarle, solo sabía que todo había terminado y que tenía que seguir adelante, pero ¿Cómo se puede continuar sin siquiera comprender como es que todo se acabó?

Me juré a mi misma que dejaría de pensarte, pero fue una promesa que no pude cumplir ni un solo día, me resultaba absurdo aceptar una realidad que me golpeaba en el rostro sin conocer al menos las razones de aquella situación tan triste, noche a noche me quedaba pensando en posibles respuestas sobre la incógnita que me dejaste, y encontré muchas, pero eso no era suficiente para resignarme, yo quería saber cual de todas fue la que nos separó, creía que si no lo descubría me sería imposible mirar hacia adelante, pero la única manera de salir de dudas era preguntarte directamente y como me habías pedido explícitamente que no te volvería a buscar, de nuevo la frustración se apoderó de mí.

Estaba de nuevo entre la espada y la pared y ahora no buscaba una reconciliación, ni otra oportunidad, solo dejar en claro todo lo pasado para por fin ponerle un punto final a nuestra historia, pero no quise buscarte y me quede así, pensé que no sería capaz de olvidar, pensé que sería mi destino recordarte siempre entre un suspiro nocturno y suspirar eternamente hasta el final de mis días.

Pero el tiempo me demostró una vez más que estaba equivocada, comprendí que tenias que desaparecer de mi vida para que él pudiera llegar, fue en ese momento que una sonrisa nueva se apoderó de mi ser y desde ese día no he dejado de ser feliz, nunca sabré las razones por las cuales te fuiste, pero me basta con saber que era necesario para conocer a alguien completamente fuera de mis expectativas, alguien que vendría a convertir mi vida en lo que siempre quise, alguien que se convertiría en mi mayor sueño, un sueño tan grande, tan sincero, tan real, que hizo desvanecer por completo cualquier rastro de lo que pudo haber sobrevivido de nosotros o de alguien más.

Autor: Chivy