Curiosamente las personas que más te lastiman, son aquellas que prometieron nunca hacerlo.

0
2623

Estoy consciente de que aquel que ama en algún momento sufrirá, el amor debe de tener de vez en cuando sus momentos difíciles como cualquier cosa real que exista, nada puede ser perfecto para siempre, en algún momento un mal entendido, un mal rato, un despiste puede hacernos cometer algún error en el que sin quererlo terminemos haciendo daño a la persona que más amamos, sé que es imposible considerar todas las variables de nuestros actos como para no equivocarnos nunca, pero lo que definitivamente es posible es no hacer daño directamente, es no herir sabiendo que vamos a hacerlo.

No pido un amor de color de rosa, solo espero a alguien que al menos no me hiera con alevosía, si las cosas se complican lo solucionaremos, pero que al menos los problemas no nazcan de nuestras decisiones, ¿es acaso mucho pedir alguien que sea sincero?, en momentos como estos me cuestiono si es que de verdad espero demasiado, si es que no existe un hombre que sea coherente entre lo que dice y lo que hace, alguien que te hable de frente, que termine contigo si quiere estar con alguien más, no quisiera pensar que eso es tan difícil de encontrar, quiero seguir pensando que solo he tenido mala suerte, que he confiado en quien menos debería haberlo hecho.

Pero una cosa he aprendido con la experiencia, son aquellos que te prometen y te repiten mil veces de ser necesario que nunca te fallarán los que terminan haciéndolo de la peor manera, quizás deba de buscarme a alguien que no hable tanto, que no prometa tanto, que hable con sus actos y que solo abra la boca para comer y besarme, porque mi actitud un tanto voluble me hace débil ante aquellos maestros del engaño que usan las palabras como sus principales armas de engaño, aquellos que pueden mirarte a los ojos aun cuando están diciendo la mentira más absurda del mundo.

Mi error fue confiar en tu porque me lo pediste y no porque te lo ganaste, mi error fue dejarte ser tan importante en mi vida cuando no lo era para la tuya, mi error fue darlo todo sin esperar nada a cambio, porque esa fue nuestra historia, una en la que yo daba y tu recibías nada más, una en la que los sentimientos solo abundaban de mi lado, una en la que la enamorada solo fui yo.

Autor: Chivy