El truco está en ser más inteligente que bonita.

0
905

Imagino que llegará el día en que pueda dar rienda suelta a mis sentimientos, en que pueda dejar galopar mis emociones sin necesidad de cuidar de ese freno, llegará el día en que tendré a alguien lo suficientemente confiable como para poder cerrar los ojos ante sus acciones y asegurar que está haciendo lo correcto, estoy seguirá de que algún día algo así sucederá, pero no será por casualidad, ni por la magia del destino, ni mucho menos por confiar demasiado en cada persona que se me ponga en frente.

La confianza no es algo que se deba regalar a cualquiera, es algo que debe ganarse con mucho esfuerzo y dedicación, y solo debe de ser entregada por completo a alguien que ha sido capaz de vivir contigo durante mucho tiempo sin fallar una sola vez, sin dar un solo indicio de traición, sin ser descubierto en una sola mentira, siempre siendo objetiva con lo que ves, escuchas y te hacen sentir, ya que pienso que en realidad son muy pocas las personas capaces de engañar a una mujer por completo, somos nosotras mismas las que nos engañamos la mayor parte del tiempo.

Queremos creer en alguien, no porque se lo haya ganado, si no porque queremos pensar que es la persona correcta, aquel a quien estuvimos esperando, y somos traicionadas por nuestro subconsciente, que nos da falsos indicios de que aquel que tenemos enfrente es completamente confiable, y a esto le agregamos una persona con una capacidad aceptable para engañar y es ahí donde nacen los más grandes engaños, pero nunca debemos olvidar que en primer instancia nosotras mismas lo permitimos, porque declaramos en nuestra mente que alguien era confiable sin más pruebas que sus mismas palabras y “las palabras se la lleva el viento”.

Es por esto que propongo el ser más objetivas con aquel que tenemos en frente, independientemente de lo mucho que nos gustaría confiar en él, recordemos que el amor nace de la confianza y la confianza debe ganarse siempre, porque si no esperamos a que se ganen nuestra confianza, entonces estaremos regalando nuestro amor también, como si no valiera nada, como si cualquiera fuera merecedor de nuestros más preciados y hermosos sentimientos.

El truco no esta en convertirse en una mujer fría y desconfiada, el truco esta en simplemente poner los pies en la tierra, en saber esperar hasta que en verdad estés frente al chico correcto, en ser más inteligente que bonita, en solo otorgar nuestra confianza a quienes han demostrado el múltiples ocasiones sus intenciones, y no a la primera señal de cariño, de esta manera serán mucho menos las decepciones, y dejarás ir a quienes a final de cuentas solo te habrían hecho perder tu tiempo, insisto, se puede ser inteligente y bonita al mismo tiempo, pero si haz de enfocarte en alguna de esas dos virtudes, sé más inteligente que bonita siempre.

Autor: Chivy