Valora a las personas cuando las tengas, no cuando las pierdas.

0
1463

Fueron tantas las oportunidades que tuviste que ahora simplemente me da rabia que vengas a pedirme “una segunda oportunidad”, ¿Qué no te diste cuenta entonces de todas las que te di?, ¿Acaso mis esfuerzos por aguantar “un poco más” durante ese tiempo fueron completamente en vano?, no puedo aceptarte tu disculpa porque ni siquiera comprendes la magnitud del daño que me hiciste, y aunque ahora dices que por fin te das cuenta de lo mucho que te importaba, y solo porque ahora eres capaz de sentir ese enorme vacío que quedo en tu vida cuando yo ya no estaba, eso no me dice nada, eso no me representa ningún cambio de ti, porque incluso un perro se da cuenta de que algo va mal cuando le dejas de dar de comer durante un tiempo, así que tu supervivencia es la que habla, no el amor que siempre esperé encontrar en ti.

No veo amor en tus actos ni en tus palabras, veo simplemente desesperación, la desesperación que puede sentir cualquier persona que pierde a quien le daba toda clase de comodidades y buenos tratos, y la verdad es que no veo en ti las ganas de poder amar y dar todo aquello que me negaste durante tanto tiempo, no te veo entusiasmado por vivir una aventura de amor que casi llegaste a perderte por completo, lo que veo en ti es la necesidad de recuperar la estabilidad que te daba mi compañía en tu vida, y esa seguridad que te hace sentir el tener a alguien que siempre te apoyará en todo momento, quieres recuperar la tranquilidad que tenía tu vida cuando yo estaba en ella, y estas dispuesto a darme un mejor trato durante un tiempo, quizás incluso pretendas decirme “te amo” de vez en cuando para ver si me lo termino creyendo, pero debes de entender que no busco alguien que “me trate bien” eso es lo normal en cualquier caso, lo que yo buscaba en ti era amor verdadero como el que yo te daba, y me doy cuenta de que no tienes ni idea de lo que significa eso.

Lo que en verdad pasa es que fuiste demasiado afortunado de encontrarme y recién te das cuenta, pero eres tan egoísta que pensabas que el buen trato que yo te daba y el amor que sentía por ti cualquiera te lo daría “porque te lo merecías”, no era merito mío el tratarte así de bien, era una consecuencia obviada de la superioridad que representabas, entonces comenzaste a hacerme menos y te enfocaste en buscar a alguien que te pareciera más atractiva, porque pensabas que la forma en la que yo te trate era el estándar mínimo que todas las mujeres de darían, y fue hasta que descubriste que no era así que comenzaste a valorar el amor que te di, no fue hasta que tu vida se sintió vacía que decidiste venir a pedirme perdón, argumentando que todos se merecen una segunda oportunidad y es que eres tan ciego y tan idiota que no te diste cuenta que cada día que pase contigo era una oportunidad más que te ofrecía para que me valorarás y para que correspondieras al amor que yo te di desde un inicio.

Lamento decirte que no queda nada que pueda darte, todo te lo di y lo despreciaste, tirase a la basura mis mejores sentimientos, y no soy tan idiota como para volver con alguien que no fue capaz de darse cuenta de lo mucho que yo significaba en su vida si no hasta un tiempo después de haber salido de ella, entiéndelo, por mucho que pude llegar a amarte tú nunca me diste una razón para seguir haciéndolo, y ahora ya no representas para mi nada más que un error del cual me arrepiento, no quiero volver a estar a tu lado porque el único que gano algo durante ese tiempo fuiste tu, no quiero porque tu arrepentimiento no es por amor si no por conveniencia, no quiero porque estar sola incluso me resulta mejor que volver contigo, no quiero porque creo que hay alguien ahí afuera esperando por encontrarme para amarme como me lo merezco.

Autor: Sunky