Quedarte mirando a esa persona y darte cuenta que cada día te gusta más.

0
1539

Para mi desgracia los momentos buenos y la buenas compañías nunca duraron mucho, pues en el preciso momento en que comenzaba a encariñarme, en el que comenzaba a confiar o a enamorarme las personas se iban, no sé si fuera porque yo me tomo mi tiempo para poder confiar en alguien y la espera les parecida demasiado larga y creían que no valía la pena esperar tanto, o quizás era yo misma con mis emociones a punto de entregarse la que de alguna manera les ahuyentaba, y aunque durante mucho tiempo pensé que quizás estaba equivocada con mi forma de ser, ahora me siento completamente satisfecha con haberte encontrado y haberte sabido separar como quien encuentra una piedra preciosa entre un montón de escombros.

No voy a negar que durante mucho tiempo tenía miedo de que te fueras, pues fueron tantas mis decepciones que cada vez que nos íbamos a ver me preguntaba si esa sería la última ocasión que nos encontraríamos, cada día al despertar me preguntaba si en la noche no estaría llorando por tu partida, y fue la constancia misma de tu estadía la que me hizo por fin perder el miedo y poder disfrutarte por completo, aún así sigo consciente de que lo nuestro podría terminar algún día de estos, pero al menos creo que no será sin un motivo fuerte, sin haber peleado hasta quedarme sin uñas por mantenerte, no será sencillo que nos separen, y si llegara el momento de decirnos adiós por la razón que fuera, creo que nunca podría olvidarte, porque haz marcado un antes y un después definitivo en mi vida.

Cuando recién nos conocimos creí que ya me gustabas demasiado, tanto que era peligroso, tanto que hasta cierto punto me daba miedo, pero me resulta aún más increíble el darme cuenta como cada día me gustas más y más, si alguien me hubiera advertido cuando te conocí que me gustarías tanto como ahora lo haces sinceramente le hubiera juzgado de loco y no le creería, y digo esto para reconocerte el tiempo que permaneciste a mi lado cuando yo aún parecía entumecida, cuando aún esperaba que te fueras en cualquier momento, no por tus actos mismos, no por ti, si no por la desconfianza que dejaron otras personas en mí, por eso quería decirte esto a pesar de que sé que al mismo tiempo es peligroso que sepas tanto sobre cómo me siento.

Aún así he llegado a la conclusión de que te mereces toda mi confianza y por eso quiero abrirme por completo a ti, por eso quiero decirte que ya no contendré más mis emociones y confiare en ti como me lo haz pedido, tengo grandes expectativas sobre lo nuestro, tienes mi amor en tus manos, y si lo decidimos juntos, quizás en algún tiempo más te dedique mi vida, porque en este preciso momento eres lo más importante que tengo, eres él hombre más amable, más paciente y tierno que he conocido en mi vida, y me encantaría si así lo decide Dios que el final de mis días fuera al lado de alguien tan bueno como lo eres tú, pero no nos apresuremos demasiado, aún nos queda mucho por compartir, mucho por conocer, mucho por vivir, y lo mejor de todo es que no tengo prisa, que tome el tiempo que tome, eso es lo de menos, que si ya era paciente sola, de tu mano puedo soportar una eternidad con gusto.

Autor: Sunky