El sacrificio de hoy es el éxito del mañana.

0
786

 La vida a veces se complica demasiado, se vuelve pesada, y muchas veces creemos que ya no podemos más, lo único que queremos es soltar algo, aligerar nuestra carga, descansar un poco, es de lo más comprensible, pero esas son las pruebas reales que la misma vida nos pone, es donde nuestra propia existencia cobra sentido, aunque no lo creas todos en algún momento pasamos por algo similar, todos en algún momento tenemos esa encrucijada en donde debemos decidir que vamos a hacer, si aligeramos nuestra carga a cambio de un poco de paz y tranquilidad y al mismo tiempo dejamos de lado nuestros proyectos futuros, o si nos esforzamos más y nos sacrificamos por un mañana mejor.

No es mi intención el criticarte ni mucho menos el decirte que debes hacer, solo quiero compartirte mis propias experiencias, con el fin de ampliar un poco el panorama de tu situación, a veces es bueno escuchar a aquellos que han recorrido el camino por donde vamos, no porque sea idéntico, si no para tener una idea más clara de lo que podría pasarnos en caso de elegir una u otra cosa, no hay decisión más respetable que otra, cada persona es un mundo y solamente la persona que esta pasando por esa situación sabe si es capaz de dar un poco más, de soportar un poco más, de sacrificarse un poco más, o si definitivamente ha llegado a su limite donde ya lo ha dado todo y es incapaz de continuar.

Cuando estaba a unos semestres de terminar la universidad las cosas se complicaron, tuve la necesidad de trabajar no solo para cubrir mis gastos, si no para ayudar en la casa, ya que la situación económica se había complicado demasiado, de un día a otro mi vida cambio, pase de tener una tranquilidad y estabilidad en todos los sentidos a todo lo contrario, en ese tiempo recuerdo sentir que le faltaban horas al día, entre el trabajo, la escuela y la tarea apenas si podía dormir, el enamorarme y tener pareja era impensable, no tenía nada que ofrecerle, o al menos no tenía lo más importante “tiempo para compartir con nadie”.

Estaba pulverizada, lo único que deseaba era tener un día entero para dormir, pero eso ahora era un privilegio que no me podía dar, sabía que no podía dejar de trabajar simplemente no era opción, así que decidí dejar la escuela, cuando platique sobre mis planes a mis padres y amigos, ellos me entendían, pero aún así  me recomendaron que aguantara un poco más, solo hasta terminar la escuela, yo sinceramente no me creía capaz de soportar con toda esa carga y cansancio sobre mis hombros por tanto tiempo, pero al final lo hice, me costo mucho, pero hoy vivo bien gracias a eso, los sacrificios de hoy se convierten en los éxitos del mañana, te comparto mi experiencia esperando que te sirva de algo.

Autor: Chivy