Nunca por más difícil que se ponga la situación, abandonen algo que aman.

0
137

Las personas solo sabemos reaccionar de dos formas ante el peligro o las complicaciones, o luchamos o huimos, y lo que define que cual de las dos tomamos es el amor que tenemos por lo que ha de ser defendido. (intro)

Las historias siempre tienen un comienzo y un final, y todo por más hermoso, por más fuerte que sea, por más impactante e importante puede encontrar su punto final. La mayoría de los arrepentimientos de la gente al llegar a la adultez suelen venir previamente de aquellas ocasiones pasadas en las que decidieron que lo mejor era rendirse y darle la espalda a quienes esperaban más de ellos, o simplemente dejar que el destino o las personas se llevaran aquello que supuestamente querían, aquello que debían proteger, sin embargo en ocasiones el miedo nos paraliza, o la cantidad enorme de problemas que tenemos en nuestro día a día nos hace huir a tener que confrontar problemas adicionales a los nuestros.

Pero ¿si se trata de defender a quien quieres o lo que quieres no es acaso este un problema implícito para ti?, ¿Cómo se puede pensar si quiera en abandonar tus sueños solo porque se han vuelvo complejos de alcanzar?, si no se pelea por amor entonces ¿Por qué causa vale la pena luchar?, ¿Si no te aferras con todo lo que quieres entonces a que lo harás?, las personas que quieren una vida tranquila sin sobresaltos no están viendo la realidad, porque en este mundo si algo sobra son problemas y aunque algunos se pueden evitar hay otros a los que tienes que afrontar, esquivar o huir de los problemas a fin de cuentas no los hace desaparecer, solamente nos hace sentirnos más ansiosos porque sabemos que tarde o temprano nos van a alcanzar, y por lejos que te vayas y escondas en algún momento llegarán y tocarán a tu puerta.

Lo peor de todo es que a pesar de que no sirva de nada huir, las personas que comienzan a hacerlo se acostumbran a ello, creando la falsa esperanza de que pueden escapar de sus destinos, sin tener en cuenta que el mismo hecho de estar huyendo constantemente ya es un problema más complicado y agobiante de lo que quizás hubiera sido resolver las cosas de frente, aquellas personas que comienzan a escapar no pueden dejar de hacerlo y tristemente están resignadas a terminar sus días en soledad, porque no habrá lugar que logre retenerles, porque cada vez su carga será más pesada y cada vez menos personas estarán dispuestas a aceptarles con cuando les digan todo aquello que arrastran, así que se verán forzados a mentir y a volver a escapar en cuanto queden en evidencia.

No hay cosa más triste que ese sentimiento de persecución infinito, esa huida que nunca se acaba, ese peso sobre la conciencia de haber abandonado a aquellos que confiaban en ti, y saber que nunca podrás volver a tocar a su puerta, porque les has decepcionado tan fuertemente que no serán capaz de perdonarte por mucho que te amen, porque perdiste por propia cuenta el derecho de ser amado cuando les dejaste de lado, cuando les dejaste solos en un problema que debió ser resuelto por dos, y uno de ellos eras tú, acostúmbrate a luchar por lo que te importa, y verás como las cosas mejoran, como cada vez te sentirás con más confianza cuando lleguen las adversidades y como las personas que están a tu lado se sentirán confiadas y protegidas por ti, nunca abandones nada que ames o que en verdad quieras, por difícil que parezca siempre hay un camino para resolver cualquier problema y tienes la capacidad de hacerlo, porque Dios nos pone a prueba, pero nunca nos mandará algo con lo que no seamos capaces de lidiar.

Autor: Sunky