La mejor manera de ser feliz con alguien es aprender a ser feliz solo, así la compañía es cuestión de elección y no de necesidad.

0
3420

Tuve un momento en mi vida en el que mal entendía el concepto de media naranja, yo pensaba que mi media naranja debería tener aquello que a mi me faltaba, que debía ser “el remedio de mis males”, “la presencia de mis ausencias”, en resumen debía llenar los huecos que yo no podía, quizás por eso siempre me fijaba demasiado en que el hombre que elegía tuviera aquellas cualidades de las cuales yo carecía, y usualmente me iba mal.

Es normal tener fortalezas y debilidades, es bueno aceptarse tal y como eres, es bueno también que nuestra pareja sea buena en aquello que nosotros no, pero esto no debe de ser una prioridad o peor aún una necesidad.

Todos tenemos la capacidad de mejorar incluso en aquellas áreas en las que somo malos por naturaleza, y no se necesita llegar a ser un experto en todo, solo se necesita tener un dominio suficiente como para que aquellas cosas no nos representen un problema o una falta en nuestras vidas, no estoy diciendo que salgamos todas a convertirnos en maestras de todo aquello en lo que naturalmente somos malas, simplemente para ser “mejores personas”, obviamente eso no es necesario, pero si alguna de esas cosas en las que no somos buenas es realmente importante para nosotras, entonces al menos en esa si deberíamos mejorar nuestro desempeño.

Aceptarnos tal cual ya es suficiente para ser feliz con uno mismo, pero superar aquellas pruebas que la vida nos pone nos deja una sensación de regocijo interno que no se puede explicar con palabras, nos hace sentirnos más seguras, más fuertes, y sobre todo nos hace sentirnos independientes, y es que solamente dentro de ese sentimiento de independencia es donde somos capaces de tomar buenas decisiones, porque de lo contrario estaremos más preocupadas por llenar nuestras carencias que por buscar la felicidad.

Yo descubrí que no necesito tenerlo todo, que en la mayor parte de las cosas que me gustan soy buena, y aprendí a enfrentarme a aquellas que consideraba importantes para mi, para no depender de nadie que venga y me resuelva la vida, para ser feliz y plena sin la necesidad de nadie, y solamente de esa manera fui capaz de encontrar mejores compañías, porque la superación personal debe de serlo así “personal”, propia, y nunca debe dejarse en manos de un tercero, hoy no busco quien tenga lo que yo no, hoy solamente espero por alguien que me guste y ya, porque para todo lo demás me sé completamente autosuficiente.

Autor: Chivy