No pagues con la misma moneda, demuestra que eres mejor.

0
5639

Qué difícil es contener estas ganas de devolverle todo el mal que me ha hecho, me siento casi impotente, me siento burlada, y mi sangre hierve de solo recordar el descaro con el que me hizo daño, esa falta de moralidad, esa poca humanidad, ese horrible corazón que solamente saber hacer daño y que se regocija en el sufrimiento de sus víctimas debería ser castigado, afortunada y desafortunadamente tengo los medios para devolverle todo lo que me ha hecho y más, podría hacerle arrepentirse del día en que decidió burlarse de mí y la indecisión sobre cobrar venganza o no me está matando.

Sé que tengo el derecho de cobrarme aquello que me ha hecho, sé que incluso podría hacerle un favor a la humanidad al reducirlo a cenizas y mirarlo lamiendo en el suelo sus heridas, sé que si lo lastimo como él me ha lastimado se quedará sin ganas de volver a hacerle algo parecido a otra mujer, sé que incluso podría perder su confianza por completo y convertirse en una persona completamente opuesta a la escoria que ahora él es, y todo parece tan justo y tan correcto, todo en mi mente parece indicarme que el camino correcto es cobrarle el dolor causado y aun así me sigo deteniendo, sigo vacilando sobre tomar aquella decisión.

No me cabe duda de que pagará en algún momento todo lo que ha hecho, pero es que quisiera estar ahí para verlo, para burlarme ahora yo de él, para señalarlo con mi dedo y decirle “ahora sabes con quien te metiste”, pero a pesar de todo lo placentero que puede resultar esto en mi mente sé que si le devuelvo la moneda terminaré haciéndome daño también, terminare contaminándome y posiblemente podría convertirme en una persona similar, podría ser castigada con el hecho de convertirme en aquello que ahora mismo tanto odio.

Creo que a pesar de lo bien que puede parecer en mi mente el desquitarme con el no debería hacerlo, creo que aunque podría interpretarse como signo de debilidad el dejarlo simplemente atrás y seguir mi camino, aquel que piense que fui débil seguramente nunca habrá estado en un lugar similar al mio, porque lo fácil es actuar impulsivamente y sucumbir ante esos deseos de hacer sufrir a quien te hizo daño, se necesita más valor, más convicción, más fuerza y más inteligencia para no tomar ese camino, para hacer lo que pienso hacer y es simplemente no pagarle con la misma moneda y dejar que el universo se encargue de cobrarle la cuenta.

Autor: Chivy