No solo eres responsable de lo que haces, sino de lo que no haces, de lo que no defiendes, y de lo que callas.

0
3228

Las redes sociales, los noticiarios, los vídeos de YouTube y otros medios nos bombardean día a día con muertes, asesinatos, gente muriendo de hambre, personas carentes de incluso los servicios más básicos, miramos todo eso más por morbo que por otra cosa, estamos acostumbrándonos a ver la violencia como algo normal, como algo del día a día, y cada vez somos más insensibles ante el dolor ajeno, estamos tan preocupados con nuestra propia supervivencia que nos parece imposible tratar de ayudar los demás.

Es triste y asombroso como las cosas van cambiando con el tiempo, y la violencia poco a poco se va transformando del dolor ajeno al morbo y del morbo al entretenimiento, el otro día estaban unos compañeros del trabajo mirando un vídeo por Internet, uno de ellos se quejaba de que le parecía muy negativo que los demás estuvieran viendo eso, y los otros lo trataban de cobarde y otras cosas peores, al principio pensé que se trataba de un vídeo de fantasmas o algo así, pero después me enteré que estaban viendo como mataban a unas personas unos narcotraficantes.

Lo que me pareció más preocupante fue que de un total de ocho compañeros que estaban mirando eso, solo uno tuvo el valor para decir que no le parecía correcto, y los otros se limitaron a molestarlo como si él fuera el que estaba mal, y lo que me causo un temor más grande aún fue como muchos de ellos estaban riéndose incluso en el momento en que veían la ejecución real de personas, ¡no era una película!, era un vídeo real, y lejos de sentirse indignados ante tales actos de violencia hacia los demás ellos lo veían como si fuera algo gracioso.

Que tristeza me da ver que cada vez las personas somos menos capaces de sentir el dolor del prójimo, y como los valores se van perdiendo tan rápidamente, no entiendo cómo es que la gente no se da cuenta de que ese pensamiento “Si no es conmigo la injusticia no debe importarme” solamente nos va destruyendo a todos, y que en algún momento les afectará, porque cuando alguna injustica se presente ante ellos los demás igualmente se voltearán a mirar hacia otro lado, o peor aún se burlaran de sus desgracias como si fuera cómico lo que estuviera pasando.

Debemos entender que todos somos parte de lo mismo, que permitir que se cometan injusticias con los demás nos hace igualmente culpables como los agresores, no se es culpable solo de las acciones que se toman, si no también de aquello que no defiendes, aquello que callas, aquello que no te atreves a hacer.

Autor: Chivy