No vale la pena aferrarte a algo que te hace daño solo porque te hace sonreír de vez en cuando.

0
2178

Son estas letras las que contarán las últimas palabras que voy a dirigirte, así que espero que las leas atentamente y que si de algo te sirven reflexiones sobre lo que nos pasó, no todas las historias terminan bien, todos lo sabemos, pero algunas son intermitentes y son estas precisamente sobre las que cuesta más tomar una decisión, también son un ejemplo de lo que viví todo este tiempo a tu lado, que podría resumirse en un desconcierto sobre qué acciones tomar, ya que en momentos eras frio y en otros cálido y lograste confundirme por un buen tiempo.

Sé que siempre es más fácil decir adiós, que todos piensan que comenzar de cero es siempre la mejor opción y yo no creo que sea así, creo que si nunca peleas siempre vas a perder y que hay relaciones que valen la pena para luchar por ellas, que vale la pena defender incluso al coste más alto, pero estas relaciones son raras y difíciles de lograr, si digo lograr y no encontrar, porque creo que con una buena comunicación y con la mejor disposición se podría encajar prácticamente en cualquier relación, si dos personas se entienden, se respetan y tienen verdaderas ganas de que entre ellos sucedan cosas hermosas la mayoría de las veces lo lograran.

Pero esto es raro simplemente porque la mayoría está muy ocupada pensando sobre lo que quiere, y sobre sus propias expectativas que poco tiempo le sobra para mirar a quien tiene enfrente, es la triste realidad, la mayoría somos unos egoístas que solo buscamos nuestro propio bien, y complacernos a nosotros mismos, y es por eso que la comunicación con personas así parece que nunca es buena.

Tu eres el más egoísta de todos los que conocí hasta hoy, y aunque tarde en darme cuenta hoy lo puedo ver claramente, no tengo excusas pero es que esos detalles bonitos que de pronto tenías, esos momentos en los que eras amable y gracioso, esos días en los que parecías otra persona realmente me lograron confundir por un tiempo, y aun es fecha de que no logro entender por qué lo hacías, porque te comportabas por momentos como el hombre del que me enamore, no lo entiendo y no lo entenderé.

Pero me queda más que claro que esos son solamente algunos episodios raros de nuestra historia, porque en su mayoría lo único que tenía de ti eran lágrimas y dolor, por tus incesantes desaires, por tu completo abandono, por tus chantajes y porque siempre querías hacer las cosas a tu modo sin tomarme en cuenta, así que la conclusión es obvia, yo quiero ser feliz la mayor parte de mi vida, soy realista y sé que en cualquier relación llegan momentos en los que toca sufrir, pero en la nuestra esos eran la mayor parte de mis días, así que lo que busco es algo mejor, quiero que al menos mis días de felicidad sean más que los que sufra y para poder lograr eso me tuve que ir.

Autor: Chivy