Si tuviera que volver a comenzar mi vida, intentaría encontrarte mucho antes…

0
1740

La mayor parte de las veces que te enamoras terminas con el corazón roto, con las lagrimas humectando toda tu cara, terminas con arrepentimientos, con sentimientos de desesperanza, con una presión en el pecho que duele casi hasta el punto que sientes que vas a morir, terminas con las meras ganas de alejarte de todo, y solo te dedicas a recoger los pedazos de ti que quedaron tirados por el camino recorrido, pero hay algunas veces, muy pocas, muy inusuales, en las que todo es diferente.

No somos para nada la pareja perfecta, ni siquiera podemos acercarnos a considerarnos de esa manera, pero eso nunca fue realmente necesario, yo no quería a un hombre perfecto que lo tuviera todo, no quería a alguien que me llenara de detalles caros, no buscaba al hombre más apuesto o musculoso, porque desde hace tiempo pude comprender que entre esas cosas no se esconde la verdadera felicidad.

Buscaba alguien con un compromiso sincero, quería a alguien que se conociera a si mismo, y que supiera lo que buscaba en la vida y en una mujer, quería alguien capaz de saber sus deficiencias, y sus virtudes, y que no tratara de ocultar lo primero o resaltar lo segundo, alguien sencillo, pero seguro, cabe aclarar que me gustas, físicamente me gustas, pero no es lo que me tiene rendida a ti, no es aquello lo que me convirtió en una loca enamorada y feliz, si no tu manera de ser, porque estoy segura de que siendo de esa manera no me hubiera importado que fueras diferente, pero debo agradecer a mi buena suerte el hecho de que físicamente también me encantes.

Lograste enamorarme con esos pequeños detalles que nos gustan a todas las mujeres, y aún recuerdo con gracia la primera vez que me invitaste a comer en la calle porque que querías verme, pero no tenías dinero para algo mejor, me dio risa por que te preocupabas de que pudiera ofenderme, ¿pero que mujer realmente enamorada se preocuparía por algo tan trivial?, amo pasar el tiempo contigo, y ya sea sentados en una banca del parque o en el mejor restaurant no puedo resistirme a decirte que si a cualquier invitación.

No estoy idealizando lo nuestro, conozco perfectamente aquellas cosas que no se te dan bien, incluso el hecho de que eres desordenado, pero creo que puedo lidiar con esos detalles, porque no me resultan realmente importantes, lo que me gusta es que los dos podemos mirar hacia un futuro juntos, donde nos esforzaremos para estar bien y para ir cumpliendo nuestros sueños, y eso es todo lo que siempre quise y por eso estoy feliz, sé que podríamos estar mejor, pero siempre es así, siempre las cosas pueden ser mejores, y estoy segura de que juntos haremos una realidad mejor para los dos y para aquella familia de la que hemos hablado en construir en algún lugar de nuestro futuro.

Te amo y sé que lo sabes bien, pero nunca esta de más reforzarte lo que siento por ti, no puedo pedirle nada más a la vida, tengo lo que siempre quise y si me pongo exigente solo me gustaría que tuviéramos mucho tiempo para compartir juntos, porque eso es lo que quiero: vida para compartirla contigo y si volviera a nacer solamente me gustaría encontrarte antes.

Autor: Chivy