Mantenga su distancia, mi forma de pensar podría ofender su digna e impecable moral.

0
1455

No soy una idiota que no se de cuenta de cuando alguien se encuentra mal y encima restregarle sus errores en la cara, ni siquiera me gusta decir ese típico ¡te lo dije! que a tantas personas les encanta, y es precisamente por eso que prefiero decir las cosas antes de que pasan, porque no tiene caso hacer leña del árbol caído, cuando ya todo ha pasado de nada sirve decir nada, lo hecho, hecho esta, pero tampoco puedo quedarme callada cuando veo que alguien que aprecio esta apunto de meter las cuatro patas.

Es por eso que siento la obligación moral de advertirle a las personas que quiero sobre sus posibles errores, solo les advierto y me voy, no me quedo a intentar cambiar su forma de pensar o a espiarles en sus vidas para saber si me hicieron caso, pero a las personas no les gusta que les digas la verdad, la mayoría esperan escuchar “palabras de apoyo”, incluso cuando están apunto de ponerse una cuerda en el cuello para después saltar, yo no puedo ser esa clase de amiga que la mayoría quiere, yo no puedo apoyar a nadie a que se destruya, y no puedo creer que alguien quiera hacerlo a menos que no se haya dado cuenta del error que esta apunto de cometer, así que sin importarme nada voy y les digo lo que creo que puede suceder y a veces cuando pasan las cosas las personas me acusan de haberles “echado la mala suerte”.

Por eso aunque me duela que me alejen después de haber intentado ayudarles, y peor aún que me terminen culpando de sus desdichas y tristezas no puedo evitar ser como soy, la hipocresía es algo que no me queda, y para mi una persona es más importante que fingir una moral impecable, más importante que quedar bien a costa de las mentiras piadosas que muchas veces terminan destruyendo la vida de algunos, creo que las personas nos merecemos saber la verdad, y que aquellos a los que llamamos amigos deberían de tener la posibilidad de decirnos lo que piensan sin recibir un reproche nuestro, a fin de cuentas es una opinión y no un mandato de hacer las cosas diferentes, pero la mayoría se sienten ofendidos cuando les dices algo distinto de lo que quieren escuchar.

Por eso mis amigos y las personas que forman parte de mi vida los cuento con los dedos de mis manos y me sobran dedos, por eso siempre que alguien se me acerca no puedo evitar hacerles una advertencia, las costumbres estúpidas que la sociedad lleva no son parte de mi forma de ser, y aunque me duela que me alejen por haber intentado ayudar siempre seré como soy, siempre diré lo que pienso, siempre será para mi más importante la verdad que la estúpida falsa moral que obliga a las personas a esconder sus pensamientos, sus sentimientos y la verdad, prefiero tener pocos amigos pero de los buenos, prefiero aquellas compañías que sepan aceptar un consejo, una advertencia, o una critica de manera constructiva, prefiero aquellos que sean así conmigo, prefiero buena aunque poca compañía, que miles que solo me digan mentiras.

Autor: Sunky