Te encontré; desde entonces no he vuelto a saber de mí.

0
1176

Siempre me molestaron las frases en las que se hacia a la persona amada el protagonista de sus vidas, siempre me dio la impresión de que estas personas tenían una moral baja, y que al encontrarse con una persona segura de sí misma quedaban encandiladas, perdían la perspectiva y se convertían en tontas, hasta cierto punto me daban un poco de pena, porque yo pensaba “este es el tipo de persona que cuando le dejan sienten que se les acabo la vida”, y al mismo tiempo daba por echo que algo así nunca me pasaría, ya que nunca tuve problemas con mi autoestima estaba segura que no sería capaz de poner a nadie sobre mí.

Pero dicen que aquello de lo que más te admiras te termina pasando, y la vida es un maestro que le encanta darle lecciones a aquellos que les gusta la frase “yo jamás lo haría” y es que nadie es capaz de entender el corazón de otra persona hasta que se encuentra usando sus zapatos, y contra todo pronostico me termine enamorando de una forma que aún no conocía, de alguien que sin saber como ni cuando, se volvió la alegría de mis días, y vaya que yo era una mujer feliz antes de conocerle, pero el me hizo ver una parte de mi que yo no conocía, me hizo explorar algunas emociones nuevas que yo juraba haber sentido y que me di cuenta hasta ese entonces que estaba muy equivocada.

Quizás podría quejarme con el destino por haberme hecho comer mis propias palabras, quizás podría negarme a sentir esto que no me cabe en el pecho y que incluso me ha tocado hasta el alma, pero seria un absurdo, porque quizás en el fondo aquello que tanto criticaba lo hacia más bien por celos, porque yo nunca había sentido algo tan fuerte por nadie, porque todos hablaban de un amor que yo no conocía, y creía que exageraban o mentían o simplemente yo era una desdichada que no había tenido suerte de encontrar a su media naranja.

Nunca entendí realmente porque las personas al enamorarse se olvidaban se si mismas, ahora entiendo que me gusta tanto verte feliz, contemplarte, que no es precisamente que me descuide o pase de mí, sino que has ocupado un lugar demasiado importante en mi vida, y disfruto demasiado de pensarte, mirarte, escucharte, es por eso, que en ocasiones me olvido de hacer lo que antes me divertía, pero no es porque me cueste, es porque en este preciso momento lo que más disfruto es estar cerca de ti, es mirarte sonreír y reflejarme en tus ojos, quizás parezca que he quedado en segundo lugar, pero yo siento que solamente te he puesto a mi nivel, y que hacerte feliz se ha convertido en mi propia felicidad, creo que esto es lo que la gente llama amor real.

Autor: Sunky