Valora a las personas que realmente te dan motivos para sonreír.

0
888

No será sorpresa para nadie el saber que las personas usualmente suelen darle más importancia a las personas que no les quieren, a aquellos corazones a los que les parece imposible de llegar a tocar, mientras que de alguna manera descuidan a las personas que les dan todo su cariño y su amor, a aquellos que les dan soporte en los momentos difíciles  y de necesidad, a aquellos hombros que siempre están ahí para que puedas llorar en ellos, a aquellas manos que siempre que te caes se tienden ante ti para ayudarte a levantarte una vez más.

Pero las personas somos incoherentes, concentramos todos nuestros esfuerzos en las cosas que menos lo merecen y dejamos nuestras sobras de tiempo para dedicarlas a lo realmente importante, buscamos aquello que “creemos que nos hace falta”, cuando en realidad ya tenemos en casa lo necesario para ser felices, incluso en ocasiones somos tan desafortunados que por buscar la felicidad por fuera, perdemos a quienes nos daban estabilidad, quienes nos hacían sonreír todos los días, y no habíamos notado lo importantes que eran esas personas porque siempre estuvieron ahí para nosotros, tan constantes que quizás llegamos a creer que eran parte implícita de nuestras vidas y dimos por hecho que siempre estarían ahí.

Pero esas personas como todas, también necesitan aunque sea una muestra de cariño de vez en vez para poder seguir amando, nadie puede amar por siempre sin recibir algo de amor de vez en cuando, y tristemente las personas nunca valoramos a quienes realmente se lo merecen hasta que ya ha sido demasiado tarde, hasta que esas personas se han marchado de nuestras vidas, y han perdido toda la fe en nosotros, porque personas tan files como aquellas de las que estoy hablando tardan mucho en irse, esperan demasiado, pero una vez que se han ido no vuelven jamás, porque han luchado tanto por su reconocimiento y amor que se merecían, que una vez que se van están seguras que no hay nada para ellas en nuestras vidas, una vez que se van saben que las cosas nunca van a cambiar, una vez que se van es para siempre y no hay paso atrás.

Por eso, a pesar de que es difícil te invito que reflexiones y reconozcas a esas personas que iluminan tu día a día, a esas personas que son el soporte de nuestra escasa estabilidad, a ellas que son una constante en tiempos buenos y malos, a ellas que siempre han estado ahí, para que sigan estando, para que no se desilusionen y terminen dejándonos de lado, es normal sentir la pena de alguien que se va de nuestro lado, es normal llorarle a un amor mal correspondido o a una historia que pudo ser muy bella y quedo en plena introducción cuando termino, pero debería de ser más normal el estar agradecidos por las personas que siempre nos dan muestras de amor, por aquellas personas que son fieles y que nos han aguantado tanto y tantas cosas que no hay otra forma de explicarlo más que diciendo que nos aman.

Autor: Sunky