La felicidad está ahí. ¿Dónde estás buscando?

0
1713

La felicidad es tan basta, tan grande, tan generosa, que nos rodea por todas partes, como si fuéramos una isla y la felicidad fuera el mismo mar, aún así son muy pocas personas las que se han percatado de eso, nuestro sentido común esta por los suelos, y buscamos eventos o fenómenos increíbles para denominarles felicidad, nos reducimos la posibilidad de sonreír y ser felices en cada momento de nuestras vidas solo porque tenemos ideas preconcebidas sobre cómo debería de ser la felicidad misma, hemos construido castillos en el aire, cuentos de hadas tales que nos condicionan la felicidad a situaciones muy poco convencionales y en algunos puntos de vista imposibles, pero la felicidad a estado ahí siempre al alcance de tu mano y tu te has negado a darte cuenta.

La cotidianeidad de la felicidad nos llega a engañar, y pensamos que por ser situaciones “comunes” o “normales” no deberían de hacernos felices, o no deberían de ser tan importantes, pero no podríamos estar más equivocados, y es que el simple hecho de salir de copas con los amigos a platicar ya es algo bastante agradable y lo suficientemente fuerte para regalarnos felicidad, el tener contacto con esas personas que te aprecian en un contexto de completa libertad y con unas cuantas cervezas que ayuden a desinhibirnos un poco la lengua ya es una gran experiencia, y aquellos que tienen la dicha de tener a su papa para aconsejarles, porque a pesar de estar en la era de la comunicación, y que con un par de clics podemos acceder a cualquier conocimiento que nos haga falta, nada será mejor que las palabras de alguien que ya ha recorrido el camino que estas comenzando tú, y más aún si son las palabras de alguien que te ama y busca tu bienestar.

Aquellos que tienen la dicha de haber encontrado el amor y pueden levantarse con un beso todas las mañanas o si bien no todas al menos de vez en cuando, saber que hay alguien que esta a tu lado y te apoya es también otro gran motivo para ser feliz, el simple hecho de coincidir con alguien que nos quiera tanto como para formar una vida a nuestro lado ya es como para sentirnos bastante afortunados, o aquellos que aún son jóvenes y viven con sus padres, el sentir el calor y la protección de ellos, el cariño tan inmenso que nos da nuestra mama, el escuchar aquello que incluso a veces nos llega a molestar “cuídate”, “llévate un suéter”, “toma un paraguas porque va a llover”, todas esas frases donde nos demuestran amor e interés por nuestro bienestar son motivos más que fuertes para ser felices y estar agradecidos por la vida y por los seres que nos rodean.

 

Una cerveza con los amigos, despertarte con un beso, un consejo de tu viejo, el cuídate de tu mamá, la verdadera felicidad esta y siempre ha estado en las cosas sencillas, pero son pocas personas las que han sabido reconocerla.

Autor: Sunky