La vida es corta: Rompe las reglas, perdona rápido, besa despacio, ama de verdad, ríe fuerte, y nunca te arrepientas de algo que te hizo feliz.

0
4216

Cuando hablamos de expectativas de vida sesenta y tantos años parecen muchos, parece justo, parece suficiente, pero rara vez lo es, y eso es por culpa de nuestra propia naturaleza que siempre nos hace comportarnos como si fuéramos a vivir eternamente, sabemos que vamos a morir, pero rara vez pensamos en ello, lo consideramos triste, inapropiado e incluso algunas veces un tema tabú, pero lo cierto es que lo único que tenemos cien por ciento seguro al nacer es que algún día vamos a morir, y quizás sea esa naturaleza nuestra que trata de evitar pensar en eso lo que nos corrompe, quizás sea el no pensar en la muerte como una realidad que nos asecha aquello que nos separa de nuestra humanidad, porque siendo meramente mortales pretendemos perfección en tantas cosas que parece absurda nuestra manera de ver el mundo.

Debemos entender que no tenemos todo el tiempo del mundo y que nuestra existencia solo durará un suspiro comparada con la de nuestro propio planeta para no perder el tiempo con estúpidas reglas, para detenernos a amar cuando podemos, para disfrutar cada momento hermoso que la vida nos presenta, necesitamos saber de nuestra corta existencia para valorar a las buenas personas, estar conscientes de que somos afortunados de habernos encontrado con ellas, porque no todos tienen esa suerte, y siendo conscientes de eso seremos buenos amigos, buenos amantes, buenas parejas, la vida pasa rápidamente, y en lo único que vale la pena detenerse es en esos momentos de felicidad, en esos besos apasionados que nos llenan el alma de gozo y los ojos de un llanto de felicidad.

No te reprimas cuando tus sentimientos sean de felicidad o de emoción, manda al demonio esas estúpidas normas que dicen que se tiene que ser ordenados y silenciosos en todo momento, a la mayoría nos gusta ver a la gente feliz y a los que no les guste pues que se vayan a otra parte, si tienes ganas de reír hazlo holgadamente, nunca te reprimas una emoción positiva, nunca pierdas tu tiempo con alguien a quien no puedes o no quieres amar, ni mucho menos con alguien que sabes que no te ama, las personas rara vez cambian sus sentimientos y cuando lo hacen tardan demasiado, esperar a que un milagro de esos suceda es de las peores decisiones que puedes tomar, busca el amor sincero en los demás y ofrece el tuyo cuando alguien te demuestre que se lo merece, pero no intentes hace funcionar aquello que esta roto, aquello que alguien más rompió, la verdad es que pocas veces podemos curar las heridas que dejaron otras personas a sus paso en el corazón de las personas.

Vive y no temas hacer lo que quieres hacer, al final de cuentas los perores arrepentimientos son aquellos momentos en los que no te atreviste hacer lo que querías, las decisiones equivocadas que se llevaron a cabo se terminan convirtiendo en experiencias de vida e incluso en anécdotas divertidas para contar en un futuro, la vida es corta, recuérdalo, si tienes la suerte de pasar de esos sesenta y algo aún así es posible que te queden muchas cosas por hacer, pero hay personas que ni siquiera pueden llegar a esa edad, por eso es tonto perder el tiempo con estúpidas reglas, sintiendo odio por los demás, o esperando a que alguien te quiera, es mejor buscar en el presente aquello que te regale felicidad y si logras encontrar esa felicidad disfrútala y vívela todo lo que puedas.

Autor: Sunky