El amor se siente con en el corazón, no con en el cuerpo.

0
1144

Hoy en día la gente insiste en llamarle amor a cualquier cosa, las personas ya no están preocupadas por definir con claridad lo que están sintiendo, más bien parecen preferir engañarse que aceptar que nunca han tenido el valor de amar, y es que “para amar se necesita más valor que suerte”, porque la mayoría no están dispuestos a pagar el precio de un amor real, es por eso que tratan de engañarse a ellos mismos y después van por el mundo hablando pestes sobre el amor, pero no es el amor lo que realmente han conocido, si no una pobre versión que se inventaron ellos mismos, todo con el único objetivo de poder hablar sobre ese tan mentado amor, sin tener la más mínima idea de lo que se siente estar enamorado, y de todo eso que implica en realidad, sin comprender los alcances reales de la palabra amor, sin haber tocado el cielo con las manos jamás.

Eso mismo fue lo que nos pasó, quisimos engañarnos y pensar que lo nuestro era especial, creímos que podríamos sobrellevar la distancia por un tiempo, al menos hasta que termináramos de estudiar, porque si bien ambos creíamos amarnos con todo el corazón, también queríamos terminar los estudios que ya habíamos comenzado, no había nada que perder, solo era aguantar un par de años y podríamos estar juntos, disfrutándonos todo el tiempo, contemplando nuestros ojos, tocando nuestras manos, amaneciendo juntos, y compartiendo nuestro calor, ya habíamos visto relaciones que a pesar de la distancia funcionaban por completo, no había porque dudar, creíamos que lo nuestro era lo suficientemente fuerte para soportarlo y así fue como nosotros mismos nos embarcamos en ese camino de sufrimientos.

Los días se hacían cada vez más largos, y no tuvo que pasar mucho tiempo para darnos cuenta de lo difícil que sería esa asaña que nos estábamos planteando, y a pesar de que también la estaba pasando algo mal me mantenía firme en mis convicciones de esperarte, pero tu por tu lado te diste cuenta rápidamente que no podrías soportarlo, de alguna forma te convenciste de que me amabas pero que no podias esperarme tanto, así que tomaste la desición de engañarme “solo mientras estábamos lejos”, y te repetías a ti mismo que cuando nos tuviéramos frente a frente podrías entonces dirigir tus ojos por completo a mi y ya no tendrías la “necesidad” de buscar a nadie más, pero fue por una casualidad que me termine dando cuenta de lo que estabas haciendo y por eso te decidí terminar, porque ya no tenía más caso seguir fingiendo que nos amábamos cuando claramente habías demostrado todo lo contrario.

Las “mentiras por amor no existen”, “el amor es sinceridad antes que nada”, y no tiene caso que te perdone porque no tenemos nada que merezca ser salvado, no tenemos nada que haya valido la pena, y en cierto modo tengo que agradecerte, porque haberme evitado la pena de seguir esperando por nada, y sí, aunque tu no lo creas yo te fui completamente fiel, y aunque sentía las ganas de mirarte, de besarte y abrazarte, tenía muy en claro que eran tus besos y tus caricias las que deseaba y no las de alguien más, así que no insistas más, no hay nada que rescatar, no es necesaria una segunda oportunidad, con la primera quedo más que claro que no eras la persona que yo buscaba, yo quiero a alguien que sea capaz de amarme con locura, y en quien pueda confiar si nos encontramos a distancia, alguien que sepa perfectamente que amar está más allá de los besos, las caricias, las miradas, alguien que entienda que “se ama con el alma y no con el cuerpo”.

Autor: Sunky